El campeón

En la puerta del sentido está el chocante progreso de la vejez, más rápido lo ves, reconocés la importancia de progresar.
A pesar de no estar seguro de como avanzar uno manotea lo que cerca pasa y se queda con eso. Le gusta y lo desarrolla, hasta que luego de un tiempo siente la necesidad de tomar otra cosa, no se sabe por que, pero ese círculo se muestra perfectamente. Nuestro vínculo con Ricardo no es más que circunstancial, pero igualmente lo emocional de los seres está conectado y compartiendo ciertas sensaciones comunes.

Lobos que corroen todo lo que pasa, los hombres suelen ser mas tapados, solemnes, ocasos. Ricardo sabía muchas cosas, pero se las guardaba. No mostrar su fortaleza, es una gran manera de que no vean tu debilidad. A veces cuando estás pendiente de algo, no sucede. Porque la relatividad diaria de la vida hace que tus formas sean más lentas.
Dormirse en un colectivo es bastante complejo, los movimientos y la postura debe ser especial. Ricardo lo lleva con elegancia y elocuencia. No tiene dudas y duerme, vive un mundo en que no existen los pungas ni la brecha socioeconómica, ve un mundo en que la comida no escasea ni está envenenada. Donde la gente trabaja porque le divierte lo que hace y no por obligación/dinero/estatus.
Ricardo es como nosotros y ve en sus sueños lo que muchos tratamos de lograr aunque a veces ni sabemos como. Porque lo demás es bastante tonto. Siempre hay lugar para la placer, diversión y desvarío.

Like what you read? Give Clato Arcoiris a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.