La belleza de la imperfección

Constantemente las personas buscan apasionadamente la perfección en sus vidas. Les encanta hablar sobre sus logros, victorias, hazañas y metas cumplidas, aman contar sobre sus numerosas virtudes, integridad y capacidades y odian la idea de hablar sobre sus multiples defectos, errores e imperfecciones. Odian sentirse vulnerables hacia el mundo, odian sentirse incompletos, odian sentirse débiles y llenos de errores.

Por otro lado, la vida está compuesta de caídas, equivocaciones y marcas que tendremos por siempre; el ser humano continuamente comete errores, algunos llenos de consecuencias y otros que están ocultos profundamente en sus mentes. Manchas que no se podrán borrar. Errores que nadie nunca sabrá. Cicatrices que servirán como recordatorios.

A raíz de esto, es curioso saber que hoy en día las personas son tan cerradas y tan desconfiadas, prefieren mentir a ser transparentes, temen por sus vidas al contar algo que no están orgullosos de recordar y prefieren omitir las partes más oscuras de sus historias. Y es que cada persona es una historia tan vívida, tan compleja y tan llena de importancia en sí misma. Cada una caracterizada con sus propias ambiciones, rutinas, miedo, locura, triunfos y fracasos.

Un libro que no ha sido leído en su totalidad. Un mundo entero lleno de diferentes paisajes que no ha sido explorado. Un universo tan vasto, tan extenso e inmenso que nadie logrará jamás entender. Un océano lleno de olas, tormentas y días soleados que pocos barcos han navegado en él. Una montaña tan pronunciada y alta que solo unos cuantos han llegado a la mitad.

La vida no fue diseñada para ser perfecta, es más, fue creada para vivir de forma auténtica. Cometa errores pero también logros. Falle y caiga en ocasiones, pero disfrute cuando esté en la cima. Tome malas decisiones temporales pero sea sabio en tomar decisiones permanentes. Muéstrese tal y como es usted. Crudo. Imperfecto. Incompleto. Defectuoso. Frágil. Lleno de temores y ansiedades. Lleno de vida.

Hay belleza en la imperfección.

Like what you read? Give David Vargas a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.