Poco protocolo y Mucho Rock’n’roll

Pues lo que pensábamos que era una boda normalita resulta que es una cosa muy extraña que nadie entiende.

Queremos una boda donde conozcamos a todos los invitados, donde la gente vaya cómoda, la comida sea buena y a nuestro gusto y suene mucho rock’n’roll.

¡Pues eso es extrañísimo amiguis! Lo normal es que no conozcas a tus invitados, que los conozcas tan poquito que en lugar de confirmarte a ti, tenga que hablar con una empresa que contratas tu, pongo un ejemplo situacional:

Wedding planner (Lo que viene siendo una señora muy estirada, con el jersey Polo metido dentro del cinturón dorado a la cintura): Nosotros gestionamos desde los invitados hasta El día B
Yo: ¿Gestión de invitados? ¿Qué es eso?
Wedding planner: Hablamos con los invitados y nos confirman a nosotros su asistencia y luego nosotros te hacemos un excell y te los pasamos todos. 
Yo: No gracias, no quiero eso.

Quiero que mi FAMILIA nos llame a nosotros, ilusionada y nos diga “Nos vamos de verbena!”.

Que en este siglo se sigan haciendo las bodas por el puro paripé, como un evento social de transición entre la vida en pecado y la vida aceptada a ojos del universo me parece de vómito.

Necesitaba desahogarme. 
Si algún día digo El día B tenéis permiso de llevarme a una gasolinera lejana y dejarme allí.

Like what you read? Give Irene a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.