Casanova tiene mucho que enseñarnos

Todos conocemos la expresión “eres todo un Casanova”, pero pocos conocemos su historia, y si les gusta leer, les encantará leer sus memorias.


Encontré este libro en una de las curiosas tiendas al aire libre que suelo visitar, la verdad es que no he podido continuar con esta lectura porque las páginas se salen solas. Resulta difícil leer un libro que se está desarmando durante un viaje por el subterráneo.

La verdad es que hasta donde llegué, pude apreciar que Casanova era una persona con una astucia inigualable. La aventura más fascinante fue su escape de la cárcel, todo lo que fue capaz de hacer por no ser descubierto me pareció increíble. Aunque no pudo lograr su cometido, que era matar al culpable de su encarcelamiento, les hizo creer a todos que él jamás se movió de la enfermería aquella noche. Simplemente genial. Logró pensar como los demás, cubrió cada detalle para que todos creyeran que él siempre estuvo ahí, y gracias a eso fue liberado.

Casanova es un reconocido maestro, pero no por saber engañar a los demás, sino por su éxito con las mujeres. Resulta que Casanova me enseñó que entre conquistar a una mujer y vender, no hay diferencia. En los dos escenarios se utilizan estrategias muy parecidas.

Todos sabemos que Casanova era todo un maestro en el arte de la persuasión, siempre lograba salirse con la suya utilizando su ingenio. Para que vean que no miento, les describiré algunas características necesarias para conquistar a una mujer o cerrar una venta:

  1. Confianza en sí mismo: muchos subestiman el poder de esta confianza, claro que existe una línea muy fina entre ser egocéntrico y tener confianza en sí mismo. Primero debemos empezar en creer que somos todo lo que deseamos ser, para que después los demás lo crean;
  2. Autosufiencia: aquí hablamos sobre la capacidad de bastarse a sí mismo, de buscar información necesaria para concluir cuáles son las necesidades de nuestro prospecto a cliente o pareja;
  3. Tacto: este es un aspecto muy importante que nuestro personaje nos enseña, el trato de Casanova a las mujeres siempre fue delicado y único para cada una. Con gestos y detalles les resalta su importancia, aunque con esto tenemos que tener cuidado de no exagerar. Recuerden que lo que sirve para conquistar sirve para vender;
  4. Perseverancia: es importante marcar objetivos y hacer todo lo que está en nuestras manos para alcanzarlos. Casanova nunca se daba por vencido y este ejemplo lo debe tomar un vendedor, si detectas sus necesidades podrás venderle lo que desea. Piensa de manera inteligente, persevera y alcanzarás tus objetivos;
  5. Persuasión: “inducir a alguien con razones a creer o hacer algo”, es algo complicado. Debes entender cómo piensa la otra persona y estar preparado para las preguntas. Para ser bueno persuadiendo debes estar cinco pasos más adelante, porque con uno no basta;

Ves que no miento, te he demostrado que las tácticas para vender son muy parecidas a las de conquistar, no olvidemos que cuando se aprende sobre ventas podrás venderte a ti mismo, y al servicio o producto que ofreces. Ten siempre presente que mientras mejor vendedor seas, mayor éxito tendrás. Casanova sabía venderse muy bien, y si has leído algo sobre él, sabrás que no era muy agraciado, pero tenía a muchas mujeres tras él.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Elizabeth Wiener’s story.