Por qué ocurren los abortos espontáneos

Se estima que 15 por ciento de los embarazos detectados terminan en una interrupción espontánea y más del 80% de esas pérdidas ocurren antes de las 12 semanas. Esta cifra no toma en cuenta aquellas situaciones en las que se pierde un óvulo fertilizado previo o durante el proceso de implantación.

Las interrupciones involuntarias suceden debido a toda una variedad de motivos. En la Clínica de aborto PROFEM te los mostramos:
 
 Enfermedades: Como una diabetes no controlada, padecimientos en la coagulación de la sangre, afecciones hormonales como el síndrome del ovario poliquístico y males como el lupus o el síndrome antifosfolípido.
 
 Historial de defectos genéticos o de nacimiento: Si en tu familia o en la de tu pareja existe o hubo alguna anomalía genética, aumentan las posibilidades.
 
 Beber alcohol, fumar tabaco o drogas: Cualquiera de estas durante el embarazo incrementa la posibilidad de sufrir una pérdida. También hay estudios que relacionan el alto consumo de café con el aumento de abortos.
 
 Factores del medioambiente: La contaminación que rodea las ciudades elevan el riesgo debido a plomo, arsénico y también la radiación.
 
 Edad: Las mujeres que superan los 40 años tienen un riesgo del doble de sufrir un aborto espontáneo, el avance de la medicina ha logrado que ayudar a embarazadas de esa o más edad a poder completar su embarazo. En décadas anteriores se estimaba que mujeres de 35 años en adelante sufrían interrupciones involuntarias.

La edad del padre también puede elevar el riesgo de aborto. También cuando ha sido sometido a mercurio, plomo u otras sustancias industriales y pesticidas.

Historial de abortos: Las mujeres que han tenido de dos interrupciones de embarazos en adelante, sufren un aumento de posibilidades de tener un aborto espontáneo.

Graves problemas uterinos o cervicales: Malformaciones congénitas del útero, adhesiones terinas severas o un cuello uterino muy débil conocido como insuficiencia cervical también amplía la posibilidad de interrupción involuntaria.

Infecciones: Investigaciones han demostrado que aquellas embarazadas que sufren VIH, gonorrea, paperas, rubeola, sarampión, entre otras, tienen más riesgo de aborto.

Medicamentos: Muchas medicinas incrementan sobremanera el riesgo de una interrupción no deseada por eso todos los fármacos que una dama en gestación tome debe consultarlo con su doctor.

Obesidad: Está demostrado que mujeres con obesidad incrementan su posibilidad de interrupciones espontánea de embarazo.

En la Clínica de aborto PROFEM estamos para ayudarte ante todas las dudas y particularidades que pueda tener tu caso. Llámanos y Visítanos, estamos disponibles.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.