¿Trabajar con mujeres? Ni loco.

Por Orly Cristófalo

Trabajo hace casi 20 años en la industria publicitaria y nunca trabajé con mujeres.

Fui redactor junior, creativo, director de nuevos negocios, jefe de área, responsable de departamento, director de creatividad y producción digital y, desde hace 4 años, CEO (?) de mi propia agencia, y nunca trabajé con mujeres.

Entrevisté futuros miembros de mis equipos. Elegí los que me parecieron los más acordes a la tarea a realizar. Me equivoqué y acerté varias veces. Y nunca fueron mujeres.

Tuve jefes, pares, directores, miembros de mi equipo, empleados. Pero nunca trabajé con mujeres.

Nunca trabajé con mujeres. Trabajé con gente que hacía su trabajo. Hombres y mujeres no es la diferencia. Me negué y me niego a catalogar laboralmente a alguien por ser femenino o masculino en su DNI. Busqué y busco gente que sirva para el trabajo a realizar. El sexo no cambia eso.

Es cierto, para algunas cuentas y tareas las mujeres son mejores en su desempeño en comparación con el hombre, y a veces es al revés, pero nadie es mejor o peor en un trabajo por su sexo.

Garage Creativo, mi agencia, nació con un equipo de 2 mujeres y 1 hombre (yo). Hoy somos 4 mujeres y 2 hombres. Y atendemos cuentas “de todos los sexos”. No me siento ni orgulloso ni raro por esto. Simplemente así funciona la agencia.

Fui parte de WhyNet, Euro RSCG, CraveroLanis, JWT y Global Mind, y tuve la suerte de trabajar con grandes hombres y mujeres (también de los/las no tan grandes), pero agradezco siempre haber tenido la fortuna de laburar con personas.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.