5 formas de añadir valor agregado a tu producto o servicio

El concepto de valor agregado es fundamental para cualquier empresa que quiera mejorar su competitividad en el mercado. La razón de ello es simple: Entre más valor agregado se le ofrezca al consumidor, mayor el precio del producto y servicio que se ofrece. Sin embargo, el valor agregado de un producto o servicio puede venir en muchas formas siendo, además, un concepto bastante dinámico que se puede nutrir y actualizar constantemente. Partiendo de ello, he aquí 5 formas en que puedes añadir valor agregado a tu producto o servicio.

  1. Mejorando el packaging

Sin importar el producto, una buena solución de packaging a nivel de diseño, personalización o seguridad puede aumentar el valor agregado de tu producto sin que debas cambiar el producto en sí. Por ejemplo, un productor farmacéutico puede aumentar considerablemente el valor agregado de sus productos si opta por soluciones de packaging que incluyan envases farmacéuticos con buenas garantías de seguridad y conservación.

2. Añadiendo niveles de servicios

Una buena forma de añadir valor agregado a tus servicios consiste en fidelizar a tus mejores clientes con diferentes niveles (como por ejemplo platinum, gold y silver) que sean capaces de ofrecer a tus consumidores la posibilidad de disfrutar de diferentes ventajas.

3. Agilizando la velocidad de servicio y entrega

Una forma bastante simple de añadir más valor a tus productos consiste en ofrecer un servicio veloz y opciones de envío que te permitan tener diferentes niveles de tarifa. De esta forma tendrás en tus manos la posibilidad de hacer pagar a tus clientes tarifas totales y máximos dependiendo de la velocidad del servicio.

4. Mejorando la asistencia y el soporte

Una estrategia bastante simple de añadir valor agregado a un producto, sobre todo si este es bastante técnico, consiste en mejorar drásticamente el nivel de asistencia. La ecuación es bastante simple: cuando el consumidor sabe que detrás de su compra existe una buena asistencia, estará mucho más contento de pagar por dicho servicio.

5. Destacándose por encima de la competencia

Sin importar el campo de acción en el que te encuentres, la propia capacidad de ofrecer un servicio por encima del nivel del mercado es una receta garantizada para aumentar el valor agregado de tus servicios. Por ejemplo, si eres un guía turístico y al final de tus tours le brindas a tus clientes un pequeño panfleto con un resumen de los sitios que se han visitado, le estarás añadiendo un mayor valor a tu trabajo.

Como ves, existe una gran gama de opciones para aumentar el valor agregado de tus productos y servicios. Al final de cuentas, basta un poco de creatividad y sentido práctico para lograr el objetivo deseado.