Demolición no esperada

Hace 50 años, el alcalde y el párroco de la época del municipio, tomaron la decisión de derribar el templo, debido a que querían hacerle remodelaciones.

Unas semanas después de haber tomado la decisión de demoler el templo, el alcalde contrató a 15 trabajadores para demoler éste.

Las personas al ver a los obreros protestaron diciendo:

-Qué creen que le están haciendo al templo, dijo una señora furiosa. Otros más dijeron.

-Quién les ordeno hacer eso?

Contestó uno de los obreros.-El padre nos lo ordenó.

Algunas personas hablaron con el padre sobre la demolición pero él lo hizo finalmente, eso estuvo muy mal porque por el momento no se ha construido nada y el espacio esta vacío raspado y feo.

Like what you read? Give Yadira Helen Parra a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.