Época floreciente y dramática en la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

En esta época del siglo XX, Venezuela se encontraba en su mejor momento, era el primer exportador en todo el mundo donde el proyecto del Presidente Marcos Pérez Jiménez se fundamentó en crear grandes y maravillosas obras para la época, entre estas se puede enunciar la autopista Caracas- La Guaira con sus túneles, Ciudad Universitaria en donde contrató a los mejores arquitectos, también hizo las Torres del silencio, desarrolló nuevas estructuras de vialidad para la descongestión del tráfico en el futuro. Convirtió a Caracas en una ciudad moderna, le abrió oportunidades de trabajo a los inmigrantes de diferentes países y eso trajo consigo nuevas culturas al país además se incrementó el desarrollo de la agricultura y la cría.

El mandato de Marcos Pérez Jiménez fue duro para el país, basado en abusos, torturas y censuras. En este gobierno fueron característicos los presos políticos debido a la falta de libertad de expresión que existía, aquellas personas que estuvieran en contra del gobierno eran encarceladas inmediatamente para especificar toda aquella persona que fuera del partido político Acción Democrática era enviada presa y no solo eso además eran torturadas, a esas personas las enviaban como parte del castigo al campo de concentración que se había convertido en penal, en la isla de Guasina ubicada en el Delta del Orinoco, donde las personas eran obligadas a permanecer allí y los pocos que lograron salir de ese lugar, comentan que es un infierno, hablan sobre las terribles condiciones que se vivía allí, las torturas, el hambre, los mosquitos, las plagas, el calor intenso, las enfermedades que se transmitían por el estancamiento de las aguas de ese lugar, era un terreno baldío, un sitio inhóspito y todo lo que existía en el fue construido por los mismos presos que fueron sometidos a tantas horas de arduo trabajo.

Los medios de comunicación se encontraban absolutamente censurados, solo podían transmitir o publicar información a favor del gobierno. La radio por su parte jugó un papel importante en medio de todo este caos, a pesar de la censura era un medio de distracción para el público venezolano, música, orquestas, invitados de lujo y demás se podía esperar de este maravilloso medio además de reunir a las familias venezolanas, el tema del que jamás se hablaba era de la política, preferían hacer caso omiso a lo que sucedía en el país debido a la constante vigilancia.

Marcos Pérez Jiménez formaba parte del régimen militar, respetado por algunos y odiado por otros.

En mi opinión, me gustó el documental ya que me mostró otra parte de la historia venezolana donde hubo un desarrollo fantástico en la construcción y producción de bienes y servicios, me parece que este gobierno fue dramático porque las personas no tenían libertad de expresión, si decías algo contra del mandato te metían preso, había mucho control sobre la prensa, los medios de comunicación se encontraban censurados y el gobierno mediante este control se daba propaganda así mismo.

Para finalizar cito una frase de mi querido escritor Jorge Luis Borges: “ Las dictaduras podrían ser buenas, pero no lo son. Porque la dictadura ilustrada es una utopía. Y las militares son las peores”

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.