Tu mejor versión.

Muchos de nosotros tenemos miedo de matar a nuestra versión promedio. Esa que que ni de chiste cree en poder hacer cosas. La que se limita mentalmente minimizando los logros de los demás, en lugar de analizarlos, aplaudirlos, aprenderlos y replicarlos.

La que critica y no propone. Total, criticar es bien fácil.

La que se queja de todo. La que toma todo personal.

La que te obliga a hacer lo que siempre haces. A pensar lo que siempre piensas. A hablar de lo que siempre hablas.

En este preciso momento, mi versión promedio me dice que no me levante.

“Que qué hueva nadar tan temprano y con frío”.

También me dice que no te redacte esto. Que mejor ponga un meme o algo que no implique pensar tanto.

Me dice muchas cosas, pero últimamente no le hago caso.

Tu mejor versión es la que ejecuta sin pedir opiniones. La que se pone genuinamente al frente de las cosas. La que te va a llevar a lograr cosas trascendentales en tu vida.

La que te empuja a reinventarte.