¿Por qué quiero ser editora?

  1. Me gustan los libros. Muchísimo. Disfruto sentirlos, leerlos, comentarlos y examinarlos. Pensar en ellos. Soy una nerd de los libros y todo lo que les rodea.
  2. Me gustan los medios digitales. Si escribo es porque existen. Y por supuesto me encanta pensar en proyectos editoriales para un medio tan generoso.
  3. No me gusta figurar. Lo que me agrada de la labor del editor es que estás tras bambalinas. A menos que seas un Calasso o un Herralde, tu figura en realidad no tiene impacto mediático, los editores siempre están maniobrando desde las sombras. A mí me encanta trabajar en las sombras, porque de esa manera, mi ego se mantiene controlado y quieto.
  4. Aunque, ciertamente mucho hay que aprender de Calasso y Herralde.
  5. Soy una persona poco paciente. Y el proceso de edición me obliga a poner un alto a mi neurosis. Me enseña a entender el ritmo lento de la vida. Es mi ejercicio zen.
  6. La edición no sólo me ha enseñado a editar sobre la hoja o la plataforma digital, sino también sobre mi vida. Hay personas — que como las erratas — hay que erradicar en momentos muy particulares de nuestro paso por este mundo. Proceso doloroso ciertamente.
  7. No quiero ser la editora que diga: “Hacer libros en México es un suicidio porque nadie lee”. Quiero ser la editora que diga: “Hice todo mi esfuerzo para que estos libros, fueran leídos por más personas”.
  8. Para hacer un proyecto que realmente vincule a autores con sus lectores, no para decir que tengo un proyecto editorial revolucionario que cambiara a los grandes monstruos editoriales. Recuerda: trabajar desde las sombras.
  9. No me comprometo con instituciones, ni marcas. Me comprometo con proyectos de personas capaces y con un amplio criterio del trabajo literario. Lo que me lleva al siguiente punto:
  10. No me afilio a ningún tipo de grupo, generación, círculo o gremio. Huí de ellos como escritora — por sanidad mental — y como editora poco me interesan. Me gusta, eso sí, conocer los proyectos individuales, ahí es donde realmente se pone el autor a prueba.
  11. Me gusta aprender. Desconfío de todo y observo todo. Me gusta descubrir. Ser editor es todo eso.
  12. Porque a pesar de todo, me gusta trabajar en equipo. Hacer de la edición una comunidad. Y de esa comunidad, familia.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.