Enric Puig, autor de “La gran adicción”, opina sobre la dependencia al móvil

Estas entrevistas afirman que es posible prescindir de las nuevas tecnologías y que afectan a la privacidad de la sociedad

En el Taller 1, he seleccionado 3 entrevistas temáticas que tratan de la dependencia social a las nuevas tecnologías y sobre la posible supervivencia sin ellas. Las entrevistas son temáticas ya que la persona entrevistada es experta en un tema específico; y aquello que nos interesa de dicho personaje es su opinión sobre un tema en concreto.

Entrevista a Enric Puig (eldiario.es), 21/01/2017

En esta primera entrevista, David Sarabia, periodista del diario.es, entrevista a Enric Puig, autor del libro “La Gran Adicción” (cuenta diferentes historias sobre personas que, en su día, fueron adictas al móvil y las nuevas tecnología y, hoy en día, viven completamente aislados del mundo virtual).

En esta ocasión, Enric Puig cuenta cómo ha encontrado a estas personas que no tienen acceso a Internet y son capaces de vivir sin él. Y sobre todo, explica que usar las nuevas tecnologías (redes sociales, sorteos…)tiene un gran coste para la sociedad: la (no) privacidad. Por lo que la entrevista se centra en:

P. ¿Se puede evitar dejar esa huella en Internet?

He elegido este tema central porque la entrevista empieza hablando de las personas aisladas de las nuevas tecnologías para acabar hablando sobre lo perjudiciales que pueden llegar a ser, ya que nos están condicionando; y la sociedad no hace nada para cambiarlo.

Y en cuanto a pregunta y respuesta claves, el entrevistado acaba diciendo que, a este ritmo, a las smart cities les queda poco tiempo para invadirnos y nadie hace nada para evitarlo.

¿Qué papel jugarían las autoridades en ese proceso del que habla?
Las autoridades precisamente van en sentido inverso. A mí me da muchísimo miedo lo que están haciendo con los discursos sobre smart cities y compañía. Porque en realidad están entendiendo como servicio público, en el sentido fuerte de las palabras “servicio público”, algo que en realidad no lo es, que es una empresa privada y que se quiere lucrar con una serie de comportamientos. Da miedo cuando hablan de smart cities y dejan entrever que habrá un momento en el que tú necesitarás un smartphone para coger un transporte público. Para hacer uso de según qué servicios públicos necesitarás contacto a través de empresas privadas: desde el fabricante hasta el operador.
No creo que podamos pedirles mucho a las autoridades en este sentido. Creo que el escenario actual tanto a nivel de tecnologías como a un nivel más sociopolítico nos implica repensar las micropolíticas. Y repensar las colectividades y empezar a concederles una importancia que les habíamos quitado. Una de las repercusiones de que nos planteemos la cuestión digital está en que nos reapropiemos del espacio público a través de colectivos y a través de este establecimiento de micropolíticas. A nivel de autoridades, a nivel de macropolítica, no creo que haya ninguna solución ahí.

Entrevista a Enric Puig (playgroundmag.net), 21/09/2016

En esta entrevista, María Yuste entrevista a Enric Puig sobre cuestiones de adicción a las redes sociales y sobre los jóvenes testimonios que han conseguido prescindir de ellas. Pero, sobre todo, habla sobre las buenas o malas intenciones de Internet.

Nos quieren convencer de que Internet nos agiliza la vida pero, ¿es eso verdad? ¿Es real la adicción?

Pregunta y respuesta claves:

M: Sin embargo, la adicción a internet es algo que todavía se está cuestionando si existe realmente como trastorno o si es solo un concepto que se ha puesto de moda.
E: Mira, si a ti te digo que un amigo mío lleva siempre una sustancia en el bolsillo de la que hace cien tomas al día y de la que no puede separarse más de tres metros porque, si lo hace, le entra ansiedad, pensarías que tiene una adicción, ¿no? La diferencia es que, con internet, estamos recibiendo constantemente el mensaje de que es la solución a todos nuestros problemas.

Entrevista a Enric Puig (elperiodico.com), 04/12/2016

En esta ocasión, Juan Fernández pregunta a Enric Pùig sobre la edad idílica para que una persona tenga su primer aparato electrónico y, también, cuándo hablamos de abuso, o no, del consumo de Internet.

P. En el debate de cuándo un niño debe tener móvil, ¿cuál es su postura?
Coincido con los expertos que han estudiado las consecuencias negativas que acarrea el uso continuado de dispositivos digitales desde el punto de vista psicológico, neurológico y sociológico y que sostienen que no deberían usarse hasta los 18 años. Hay que tener la cabeza muy bien amueblada para manejar esos terminales, que no son tan inocuos como nos han querido vender.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.