Primeros pasos para acabar con la bulimia

Hoy me he sentido por fin inspirada y con ganas de contar mi historia. Mi relación con los trastornos de la alimentación y obsesivo-compulsivos dura ya 11 años, al menos esa fue la primera vez que pisé un psiquiatra. Era una niña tremendamente sensible, confusa, insegura, tímida y con una autoestima, digamos nula. Pero al mismo tiempo rebelde, apasionada, imaginativa y siempre con ganas de curiosear, conocer gente y viajar. Son dos caras de la misma moneda, sentimientos encontrados y emociones no muy bien canalizadas. Considero que he crecido con una pobre educación emocional, durante muchos años no he desarrollado mis capacidades y herramientas para gestionar lo que sentía, no he tenido consciencia de mí misma y de muchos de mis actos, lo que me ha supuesto un desequilibrio vital y espiritual que me estalló en las narices un año y pico atrás. Se me presentó una situación de vida o muerte, una crisis existencial de magnitudes infinitas, me sentía el ser más indefenso y desgraciado del mundo… Sentí que el universo me había condenado a la locura, el sufrimiento y la desesperación. Se dice que la locura todo lo cura, así que, como no quería morir, sin más ovarios me dispuse a indagar sobre mí misma e intentar limpiar la mierda que había acumulado en mi interior. Desde entonces y hasta ahora, a mi puta manera me he trabajado y siento en mis carnes que vuelvo a conectar, que vuelvo a fluir. Sin embargo, tengo una espina clavada que debe estar muy honda, pues la cabrona no sale… Bueno, qué cojones?! A quien quiero engañar?? Es mucho más que eso, son cadenas y grilletes que me tienen cogida de patas y manos, y hasta el puto cuello… Me oprimen, me impiden, me cortan mi hermosa y anhelada libertad de ser YO, ser lo que realmente soy… Esa mierda es la jodida BULIMIA, y aunque yo avance positivamente en mi vida, de lo cual me siento muy feliz y orgullosa, siempre me queda el sabor amarguillo en la boca que me recuerda que eso se queda ahí y no se ha ido, que aunque yo en muchos momentos me encuentre en paz y agusto, ese monstruo se está al acecho. No te preocupes nena, que ya vendré a visitarte pronto… Ya me conozco la historia, sé lo que va a pasar, son 11 años, no me puedo engañar…

Por todo esto, ya no me aguanto, me rebelo ante la bulimia, le declaro la guerra y le comunico mi voluntad de luchar en su contra… Y este blog va a ser el punto de encuentro conmigo misma para sincerarme, expresar cómo me siento, cómo va el proceso y animarme a seguir adelante. Buah, que putas ganas tenía de hacer esto!!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.