Poesía y ciencia

Marie Curie

Me resulta curioso comprobar cómo numerosos científicos se introducen al cabo de una vida de investigación en el océano de la poesía. No me cabe la menor duda de que ambas actividades, la científica y la poética, comparten elementos comunes como el desarrollo de la creatividad y la intuición. Científicos de renombre han escrito poemas y libros de poesía, muchas veces relacionados directamente con el objeto de su investigación científica. En otras ocasiones sin tener nada que ver con su trabajo habitual.

En cualquier caso la poesía tiene el atractivo de la creación y la inmediatez. Expresa, a veces con muy pocas palabras, cuestiones de gran complejidad. Un amigo mío me decía que el filósofo necesitaba muchas palabras para desarrollar una idea, mientras que el poeta podía tumbarse debajo de un árbol y, en cuestión de unos segundos, escribir unos versos que captan la esencia de su pensamiento.

Un ejemplo lo tenemos en Marie Curie, descubridora de la radiactividad. Ella acudía a la expresión poética:

«¡Ah, cómo la juventud del estudiante transcurre amargamente,

mientras que a su alrededor, con eterna pasión lozana,

otros jóvenes buscan ávidamente los fáciles placeres!

¡Y no obstante, en su soledad

vive, oscura y feliz,

pues en su celda halla la fuerza

que hace inmenso el corazón!

Mas el tiempo bendito se esfuma,

pues debe abandonar el país de la ciencia

para luchar por su pan

en los grises caminos de la vida.

…Y muy a menudo, el espíritu fatigado

vuelve bajo los techos

de este rincón siempre amado por su corazón,

en donde albergaba la labor silenciosa

y en donde quedó un mundo de añoranzas».

En mi caso particular escribo prosa poética desde hace muchos años, la mayor parte sin publicar. Me gusta combinar la reflexión científica con la artística pues con el tiempo descubrí que resulta imposible disociar la ciencia de las artes, y la poesía es un arte.

Una de las iniciativas que he llevado a cabo teniendo en cuenta esta doble variante es precisamente el presente blog en el que hablo fundamentalmente del desarrollo social teniendo en cuenta variables económicas y de salud pública.

El tratamiento poético, la creación como tal, me parece fascinante y ayuda a entender numerosos aspectos de nuestro mundo; pero sobre todo establece una dimensión analítica que me permite abordar numerosas cuestiones desde perspectivas novedosas y enriquecedoras. Se trata de un estímulo mental de gran importancia.

Like what you read? Give Youssef Nava a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.