Los bancos tienen el alcance, los recursos y la experiencia / Las Fintech están haciendo un excelente trabajo en brindar soluciones acertadas para definir el futuro de la industria.

Las #Fintech y los bancos tienen mucho que ganar a través de la colaboración

El primer servicio para transferencias electrónicas de dinero surgió en 1872, cuando Western Union empleó su red de telégrafos para recibir dinero en una oficina y pagarlo en otra, las tarjetas de crédito se inventaron en 1950 cuando Diner’s Club emitió la primera tarjeta de crédito en febrero de ese año para cargar a sus miembros el costo de sus facturas de restaurante, los cajeros automáticos empezaron a invadir el mundo en los 70’s después de que el primer cajero automático (oficial) fue puesto en uso por Barclays Bank en su sucursal de Enfield Town en 1967.

Hay décadas de diferencia entre esas innovaciones y la actual ola Fintech. En el pasado industria financiera era una cancha exclusiva para los pocos jugadores (en esta publicación los llamaré “bancos ” pero me refiero a todos los participantes de la industria financiera tradicional) que habían estado en el juego desde el pitazo de inicio. Hoy en día, la innovación financiera no está restringida para esas grandes e históricas instituciones, la innovación financiera también es de nuevos jugadores más pequeños, más especializados, más innovadores, más accesibles y más veloces.

Resulta interesante que a pesar de que el sector financiero es terreno fértil para la innovación y los avances tecnológicos, estas innovaciones financieras rara vez están surgiendo desde los bancos. La mayoría de la innovaciones han surgido de pequeñas empresas de tecnología construidas sobre la mente y el trabajo de emprendedores que quieren cambiar las reglas del juego en el sector financiero y hacen uso de las bondades del internet, los smartphones, y las redes sociales para sanar un sistema viciado, cero transparente y lleno de intermediarios.

¿Cuál es el problema con los bancos?

Los bancos fueron concebidos en una época donde el internet ni siquiera era algo imaginable, sus modelos de negocio, productos y servicios tienen sus raíces en servicios sin tecnología y giran en torno a sucursales físicas, no se fueron construyendo con el usuario digital en mente.

Se han convertido en instituciones vulnerables, en parte porque la confianza depositada en estas instituciones es mínima y ya no pueden darse lujos como ofrecer servicios sin transparencia o sin especialización. Por ningún motivo pueden suponer una completa lealtad por parte de sus clientes, esos tiempos se acabaron.

¿Es la ola Fintech realmente una amenaza para los bancos?

Para nada, la ola Fintech es una oportunidad única para los bancos de obtener mejores capacidades, modernizar infraestructuras y ahorrar en el desarrollo y prueba de nuevos modelos. Sólo requieren una mentalidad de innovación abierta para subirse a esta ola.

A pesar de los puntos de confrontación entre ambos bandos, los jugadores Fintech y los bancos tienen mucho que ganar al trabajar juntos.

Las Fintech pueden beneficiarse de la experiencia, el respaldo y los recursos (económicos e intelectuales) que proporcionan los bancos, además de que difícilmente los bancos dejarán de ser los “rieles” del tren Fintech.

Al mismo tiempo, los bancos pueden beneficiarse a través de alianzas que mejoren su productividad y su tecnología. Al trabajar con startups los bancos pueden ampliar su oferta de servicios a nivel internacional, llegar a usuarios antes desatendidos, reducir costes de desarrollo y acceder a nuevas fuentes de ingresos sin tener que invertir en construir nuevas infraestructuras.

Soy fiel creyente de que las startups Fintech y los Bancos tienen mucho que ganar a través de la colaboración. Los bancos tienen el alcance, los recursos y la experiencia mientras las startups están haciendo un excelente trabajo en brindar soluciones acertadas para definir el futuro de la industria.