El periodismo, de los únicos en sobrevivir.

21 de Junio, Naucalpan de Juárez, Edomex.- Después de los sucesos en Estados Unidos del 11/11 el mundo no volvió a ser el mismo, no sólo en el ámbito de la seguridad sino también de una necesidad de conocer con inmediatez lo que sucede a nuestro alrededor, explica Fernando Ugalde Pérez, profesor de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán, en donde ofreció una conferencia de prensa.

Con estos cambios en el mundo, el periodismo fue uno de los pocos que pudo sobrevivir ya que supo adaptarse a las necesidades de las personas. El Internet y los blogs fueron herramientas que ayudaron a que esto sucediera, puesto que, con ellos, en primer lugar, porque brindan la opción de informar sin ningún tipo de barrera física, y con esto cumple con la necesidad de un mundo globalizado; gracias a esto se da el nacimiento del Periodismo Digital, puntualiza el académico.

Nuestro país no se quedó atrás y dos de los periódicos con más renombre fueron los pioneros en utilizar un espacio digital, Reforma y La Jornada, así los demás diarios le tuvieron que seguir el paso.

Actualmente, los aliados del Periodismo Digital son las redes sociales, específicamente, Facebook y twitter quienes al igual que el primero sean sabido renovar para satisfacer las necesidades un mundo globalizado que tiene hambre de información.

Pero que sea digital no quiere decir que deje de ser profesional puesto que también tiene que reunir algunas características para que cumpla con su función, y éstas son: Multimedialidad, Hipertextualidad e Interactividad, la primera para hacer entretenido e inmediato el contenido, el segundo ofrece la oportunidad de ir a otros sitios con tan solo un click y el último para retroalimentarse de los usuarios mediante la comunicación, explica Ugalde Pérez.

Finalmente se puntualizó y mencionó que el periodismo escrito no va a desaparecer ni será desplazado por el periodismo digital, sino que más bien es un aliado y que ambos están en la misma lucha de seguir informando a la gente.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.