Por qué es imposible predecir las tendencias UX del 2018 . Líneas temporales y viajes en un DeLorean.

Diego Seara
Dec 27, 2017 · 7 min read

Cuando se acerca un cambio de año internet se llena de listas de lo mejor y lo peor del año, de tendencias para el año que entra… y en UX no va a ser menos y tenemos de todo: los mejores libros UX del 2017, las tendencias UX para el 2018, el final del UX en 2015?… variadito, pero esto, amigos, es todo humo. Nadie puede proyectar el futuro y mucho menos en estos tiempos que vivimos. Me explico:

El futuro es algo que, gracias a películas como Regreso al Futuro o a series como Héroes, sabemos que no es lineal, pero creo que Álvaro Márquez, en su charla del Experience Fighters 2017, lo explicó mucho mejor de lo que yo pueda hacerlo ahora; aunque él hablaba de la innovación, deja claro que las iteracciones tecnológicas crean caminos alternativos en el futuro. Simplificando mucho las cosas: nadie fue capaz de predecir Google o el Iphone. Sólo cuando tenemos a estos jugadores en el campo se puede dibujar un futuro inmediato, por eso es tan divertido ver ahora esos viejos artículos de “¿Cómo será la vida en el año 2018?”.

Mierda, ¿Y mi patinete volador?.

France in 2000 year (XXI century). France, paper card by Jean-Marc Côté

Hago esta reflexión para dejar clara la inutilidad de cualquier predicción que podamos leer ahora sobre el futuro, incluidas las que yo mismo hago en este artículo. Está claro que la tendencia en el 2018 parece marcar una línea, pero esa línea se verá interrumpida abruptamente por un avance tecnológico que cambie el paradigma de lo que parecía que “tenía” que ser nuestro futuro para iniciar una nueva línea temporal alternativa de lo que dibujará nuestro porvenir tecnológico.

Un boceto del “Futuro” en mi libreta de notas.

Expliquémoslo un poco mejor: repasando cualquier artículo de tendencias UX 2018 aparece la personalización individual de contenidos, la AI, el IoT (este lleva desde el 2015 siendo tendencia), la realidad virtual/aumentada… en estos artículos se mezclan siempre dos cosas: deseos y predicciones (e implícitamente algo de ciencia ficción).

Deseos: Inteligencias artificiales que sepan de nosotros más que nosotros mismos para adelantarse a nuestras necesidades. La panacea del UX, un pequeño diseñata UX exclusivo para cada persona, dándole lo mejor de nuestra disciplina para el placer de usuario y la magia de la conversión. Aplausos y subidas de sueldo por doquier. Vale, pero no. Eso aún, a pesar de Fjord, no va a suceder en un futuro inmediato. Es lo que yo llamo Ciencia Ficción.

Predicciones inmediatas: Esto es lo que en mi barrio se llama regalar un gol. Pase al pie con el portero batido casi imposible de fallar. Son predicciones de cosas que ya ocurren y que se van a explotar presumiblemente durante este año 2018. Aquí encontramos la realidad aumentada, la virtual, los cacharritos conectados (IoT). Es muy fácil predecir esto simplemente porque ya está sucediendo.

Predicciones futuras: Este es el terreno pantanoso. Aquí es donde situamos el final de las tendencias inmediatas del punto anterior, donde se suponen que alcanzan una madurez tal que el redactor, o el gurú de turno, interpreta dándole un carácter de avance tecnológico. Efectivamente suele ser así, pero… no ocurre siempre. ¿Por qué? Porque la innovación es algo extraño, caótico, impredecible e inconstante y por tanto difícil de predecir o siquiera de imaginar. Y es aquí hasta donde quería llegar. El camino se puede vislumbrar, las interpretaciones de los especialistas nos ayudan a dibujar futuros apoyados en los avances tecnológicos del momento, pero la innovación sucede a nivel global, de manera que un pequeño “ruido” en Suecia, por ejemplo, tiene su eco en Silicon Valley y se convierte en algo “nuevo y novedoso” que nadie fue capaz de predecir y que, por arte de magia, modifica nuestra línea temporal y la mueve en otra dirección, alejándonos de las predicciones realizadas hasta la fecha. Que esto suceda en la era de la comunicación e internet hace que estos procesos de cambios de línea temporal se sucedan con más rapidez y asiduo que cualquier otra época de la historia.

Un ejemplo: Desde las pirámides hasta la imprenta los avances tecnológicos de la historia son escasos y se dan cada mucho tiempo. Desde la imprenta hasta la primera revolución industrial se acortan esos tiempos y las innovaciones comienzan a ser más frecuentes, sin tirar cohetes pero la humanidad avanza más velozmente. A partir de la primera revolución industrial los hitos históricos se aceleran de tal manera que lo que antes sucedía cada 25 años ya se espera cada 7 años, y eso es una velocidad endiablada que estamos acortando con cada avance tecnológico que se da en innovación.

El futuro no es lineal, tiene forma de zig zag y se acelera cada vez más.

¿Entonces como podemos conocer nuestras tendencias tecnológicas y nuestro futuro en UX? No podemos, pero podemos jugar a imaginarlo con los reports de Fjord, por supuesto, y con un poco de instinto.

Photo by Andy Kelly on Unsplash

En nuestro ámbito profesional, los avances tecnológicos nos pueden ayudar a dar respuesta a necesidades alojadas en silos muy concretos; pongo por ejemplo el tema de Car2go o la logística de Amazon. Primero se resuelve una necesidad a través de la tecnología, dentro del ámbito profesional con herramientas muy específicas y al cabo de un tiempo llegan a democratizarse en soluciones para el gran público. Bajando esto a ejemplos más tangibles, si cogemos como tecnología la realidad aumentada (súper tendencia trendy 2018), vemos que la tecnología está ahí y que Google aka Alphabet lo intentó con sus Google Glass allá por el 2011 y fracasó estrepitosamente, pero este camino recorrido ha encontrado un nicho de mercado en el ámbito profesional muy potente, de hecho tanto que el proyecto sigue vivo como Google Glass Enterprise. Nadie va a ir con las gafitas de los cojones por la calle porque sí, igual que nadie va con casco de obra por la calle, pero en un entorno de obras sí se lo ponen y con las Gafas ocurre lo mismo porque, ahora, con ellas un técnico sin formación puede reparar una máquina siguiendo las instrucciones que aparecen contextualizadas a través de la realidad aumentada, o un motorista puede orientarse en tiempo real mientras conduce. Y es ahora cuando estos usos van apareciendo poco a poco en sectores destinados al gran público como los parabrisas de los coches con realidad mixta; y si aparece en un sector tan competido como el automóvil, entonces no dudad de que todos irán por el mismo camino para no quedarse atrás. Y aquí tenéis una predicción 2017/2018…

Dentro del sector profesional pues, las necesidades y tendencias actuales van en torno a los usos de realidad mixta o aumentada para temas de formación, técnicos in situ o logística, así como soluciones tecnológicas a las nuevas necesidades creadas por la competencia o por el nuevo tipo de usuario objetivo. Aquí tenemos muchos ejemplos de cosas incipientes y usos aún por descubrir. Este es el ejemplo más claro de que hasta que no aparezca ese algo innovador todos los players andarán dando tumbos copiándose unos a otros hasta que suceda algo que rompa la dinámica y marque el camino a seguir.

Todo esto tiene en común un gran componente tecnológico de última generación, estar al tanto de las novedades y todas las cosas que aparecen para poder imaginar soluciones creativas y tangibles a través de la tecnología, redes neuronales, algoritmos por doquier, big data… Todo personalizado claro. Estamos en manos de los nerds del mundo.

…y también en manos de nuestros mayores y nuestros niños. Y digo esto porque para mi marca la última tendencia del UX:

Experiencia de usuarios para usuarios no aprendidos. Experiencias naturales más allá de la interface.

Control por voz de dispositivos. El futuro. La NO interface. La AI en estado puro. El trabajo de UX aquí es fundamental. Ahí tenemos todos los intentos que hay por iniciar movimientos como los de Alexa, los Air Pod (Siri), Newton (Sales Force) y Google Now entre otros. Tenemos que posicionarnos como expertos en este tipo de ámbitos si queremos llegar a ser algo en Linkedin ;)

Dispositivos para niños. El otro gran trozo del pastel. La UX de tablets para educación, formación o juegos son otro gran campo goloso y muy excitante. Manejar dispositivos infantiles y llevarlos a su uso es la cima de la UX, en mi opinión. No es necesario encerrar esto en un dispoitivo con pantalla, ahí está también la voz y otros elementos …

Televisiones. La otra gran revolución. Tenemos sistemas operativos por todos lados. Las TVs inteligentes deben de avanzar en el engagement. Ahí deberíamos de posicionarnos de alguna manera. El control por voz se hace de nuevo imprescindible. Bienvenido al futuro UX Conversations.

Vale, ¿y si hablamos de ciencia ficción? Hablemos de JARVIS.

http://cinemarvel.wikia.com/wiki/J.A.R.V.I.S. O el llamado “Internet ambiental”, pero quizás esto es aún demasiado para esta línea temporal… o no.

A donde vamos Marty no necesitamos carreteras…

Outfit del 2015. Los Swaggers no se han quedado muy lejos…

Above the Folk

Artículos sobre UX, UI y Service Design en español.

Diego Seara

Written by

UX lead at Orange Bank Spain. El que ríe el último... es porque piensa más despacio.

Above the Folk

Artículos sobre UX, UI y Service Design en español.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade