El listón rojo

Ilustración: Alejandra Mora

Una comunidad de 1500 personas que se contactan y comunican a través de Facebook para organizar encuentros casuales dentro de cualquier articulado del sistema TransMilenio.

“Encuentros en TransMilenios Gay”más conocido como “El listón rojo” es el nombre del grupo público creado en Facebook, donde miles de bogotanos gays se ponen citas para rozarse mientras van hacia algún punto de la ciudad en Transmilenio. Hacen publicaciones que indican en qué estación se encuentran, cómo van vestidos y hacen referencia a siempre ir por la parte de atrás del vehículo. Casi al instante la otra persona le responde que esté pendiente porque también va cerca.

Sebastián Beltrán es un joven de 21 años, estudiante de Gastronomía y miembro de esta comunidad. Entró hace más de 6 meses porque una vez un hombre de su edad lo rozó dentro de un C19 y disfrutó tanto la experiencia que quiso hacerlo más seguido, con la grata sorpresa para él que había mucha más gente que ya lo hacía. “Después de cuadrado el encuentro nos identificamos gracias a que alguno de los dos se muerde el labio o baja el brazo para tocar al otro. Desde ese momento hasta que alguno de los dos se baja, disfrutamos ir de pie –casi siempre en el acordeón o en la puerta trasera- cuando el TrasMilenio va completamente lleno”, narra Sebastián.

En el muro del grupo se publican mensajes para encontrar pareja o para tener sexo casual en algún punto de la ciudad, se comparten fotos y cuentan sus experiencias diariamente. Por ejemplo, hace unos días Alberto Ruíz describió a un hombre con ciertas características físicas que encontró en un J23 (desde el Portal Banderas hasta el Centro) el cual le dio la espalda haciéndole movimientos estimulantes para excitarlo durante su trayecto hasta la estación Ricaurte. Alberto, comenta que está desesperado buscando aquel joven para planear un segundo encuentro y asegura que él debe estar en El listón rojo leyendo su publicación, y así son miles de historias.

Como este grupo hay muchos más, con la misma temática y en lugares públicos. Por ejemplo, Sebastián es miembro también de un grupo llamado “Morbo en baños centros comerciales Bogotá”. Este grupo contacta gente un poco más arriesgada, dispuesta a tener sexo en los baños de centros comerciales. “Me gusta más porque uno siente mucha adrenalina por el miedo a ser descubiertos. Más de una vez me ha tocado salir corriendo porque alguien da aviso al personal de seguridad y ellos lo miran a uno debajo de la puerta, entonces hay que subirse los pantalones y correr, sin despedirse ni nada”, cuenta Sebastián al recordar sus experiencias en el Centro comercial Calima.

Un problema grave para las personas que tienen este tipo de encuentros es tener relaciones sexuales con personas que jamás han visto en su vida, por lo cual no saben si pueden contagiarlos de alguna enfermedad de transmisión sexual y aun así, deciden tomar el riesgo.

Sin embargo, más allá de los encuentros está el peligro de equivocarse ya que, según Sebastián, algunas veces ha tocado por error a hombres que no tenían nada que ver con los encuentros y se vio obligado a bajarse del articulado por la reacción del acosado. La búsqueda de sexo en lugares públicos está prohibida en el código de Policía y aunque según Andrea León, funcionaria de TransMilenio, en el Portal Banderas (el lugar donde más encuentros se realizan después de la estación San Mateo) nunca ha habido algún tipo de queja por parte de los usuarios por este tipo de acoso hacia hombres, lo que La Policía bogotana cuenta es que en lo que va de este año han detenido a 14 hombres por acoso sexual en TransMilenio, cifra que no especifica el género de las víctimas.