Una mujer pide que “liberen a Venezuela” durante una manifestación en Florida, en apoyo a los derechos humanos y la democracia en la República Bolivariana. (Fotografía: Matías J. Ocner / EFE)

Adoctrinamiento social

El impacto del socialismo en Venezuela es más profundo que los casi veinte años del régimen chavista. El país necesita un despertar.

por Eduardo Flores

El pueblo venezolano ha dejado de ser una sociedad para convertirse en una muchedumbre, consecuencia del adoctrinamiento ideológico que ha recibido por más de 50 años de socialismo.

Hoy vemos que los ciudadanos se comportan como simples habitantes y pareciera que cada vez muestran más apego a la izquierda. El socialismo ha hecho que el pueblo dejase de ver la libertad como un derecho inherente a la persona, para comenzar a verlo como un derecho dependiente de un partido político, que en realidad los partidos políticos son quienes han sido la limitante de la libertad para el pueblo venezolano por al menos durante los últimos 18 años.

El adoctrinamiento ha sido tan fuerte y constante que quienes intentan alzar la voz en contra del sistema son apaciguados y mantenidos en un estado de sumisión por la MUD, la otra ala del socialismo que hace vida en Venezuela y trabaja tanto para el beneficio del régimen como para el mantenimiento de la ideología como única vía para gobernar en el país; mientras que quienes verdaderamente tienen el interés en reaccionar temen hacerlo por el hecho de que se enfrentarían al inmenso peligro de la izquierda. El socialismo ha inculcado en el pueblo la indolencia y se ha encargado de que el pretenda que otros le resuelvan sus asuntos y suministren lo necesario y básico para vivir, el socialismo ha enseñado al pueblo a mendigar, a conformarse con las migajas que reciben por parte del tirano y a adular la ideología desde todo punto de vista.

En manos de este sistema se ha perdido la república, se han perdido los poderes, que hoy están bajo las riendas del régimen o sus cómplices y se ha perdido lo más importante que es la sociedad, la esencia de la nación. El venezolano sin darse cuenta se ha permitido ser adoctrinado por quienes tienen el poder en Venezuela y por quienes lo han tenido, por los partidos políticos progresista, marxistas y socialistas convencionales, quienes a su vez han disfrazado la ideología del fracaso de demócratas con el fin de no soltar el poder y atornillarse más a él mediante la celebración de elecciones, en donde incluso inculcan cierta satisfacción al pueblo ya que este ama un proceso electoral y gracias al adoctrinamiento recibido no se percatan de que votar es legitimar al tirano y darle carácter legal a todos los acontecimiento que vive el país por muy crueles que sean.

El venezolano tiene que despertar, actuar por convicción e impedir que el adoctrinamiento socialista continúe, erradicar la ideología de raíz, perder la credibilidad que se le tiene a los embaucadores de oficio tildados de héroes, dejar a un lado los partidos políticos, los métodos clásicos de la democracia y cualquier herramienta que se preste para oxigenar y legitimar al régimen. El venezolano se tiene que organizar y velar por volver a ser pueblo, recuperar los espacios y encaminarse a la reconstrucción de la sociedad para así poder combatir el sistema socialista MUD-PSUV, ponerle fin a la dictadura y lograr recuperar al país con el fin de refundar la república y ser ciudadanos de primera.


Eduardo Flores es escritor venezolano, columnista en el diario El Nacional. Puedes seguirlo en Twitter: @EduardoJFloresF.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.