La cuarta temporada de ‘Halt and Catch Fire’ arranca entrando lleno en los 90 tecnológicos

Parece increíble lo mucho que ha evolucionado ‘Halt and Catch Fire’. Arrancó como una historia sobre el progreso tecnológico a partir de una serie de perfiles de personajes muy claros e identificables, y desde entonces este drama de AMC ha crecido exponencialmente.

Su recientemente estrenada cuarta temporada (que será la última) se presenta con un equilibrio perfecto entre el drama de personajes e historia de la tecnología. Mientras que la temporada anterior históricamente tuvo lugar (salvo el salto temporal del último episodio doble) a finales de los años 80, la nueva tanda de episodios se adentra de lleno en la década de los 90.

En la temporada anterior asistimos a la creación, reinvención y decepción de Mutiny como empresa competidora en el entorno del Silicon Valley de finales de los 80. Lo que empieza como un servicio de juegos y aventuras online acaba explotando gracias (y por culpa de) la comunidad que se crea, una plataforma que les sirve a Donna y Cameron para crear su propio eBay que pone en contacto a compradores y vendedores de objetos entre sus usuarios.

Joe, que estaba metido de lleno en el tema de los antivirus, sale escaldado de esa batalla para entrar en la siguiente: Internet. El avance de episodios nos ha permitido conocer más íntimamente a Joe y darnos cuenta de su capacidad de adaptarse al Joe que necesita ser en cada momento, pero nunca ha dejado de ser ese perfil visionario que empuja el progreso tecnológico.

Internet y videojuegos en 1992

«¿Cuántas veces tienes que tener la razón?»

Su ambición por querer formar parte de algo grande, histórico (y ser el primero en hacerlo, como bien le recalca Gordon en la frase sobre estas líneas) nos hace partícipes del proceso creativo y analítico que implica algo así. A través de él y su ayudante asistimos a esos inicios de la World Wide Web y los conceptos e ideas que llevaron a convertirse en lo que es hoy.

La nueva temporada comienza con un falso plano secuencia a modo de montaje de paso de tiempo hacia 1992 en el que vemos a Joe y Gordon distanciarse en sus objetivos: el primero está empeñado en dar con el mejor navegador web posible (con la ausente ayuda de Cameron) y el segundo ha optado por focalizar sus esfuerzos en CalNect, una empresa proveedora de internet que está haciendo frente a la mismísima AOL.

Con internet creciendo exponencialmente (¡ya hay 541 webs!), Cameron ha dedicado los últimos años a desarrollar un videojuego conceptual que se aleja demasiado de los éxitos del momento, el Mortal Kombat y el Mario Kart. Es un argumento que no queda lejos de la dicotomía actual (ya más madura) entre los videojuegos triple A y los indie.

Dilemas históricos pero modernos

- ¿En serio Toad? — Sí, tiene mejor giro cerrado.
«No es un juego que juegas, es un juego que vives»

Esto es sólo un ejemplo de cómo ‘Halt and Catch Fire’ consigue ser al mismo tiempo ficción histórica y un retrato sobre la industria tecnológica perfectamente actual. Ya en la temporada pasada tomaron el tan moderno debate sobre la privacidad digital y lo adaptaron a la problemática que nacía de su mencionado proyecto de eBay (que ahora podría llamarse Wallapop).

Con el entorno del nacimiento de internet, la batalla comercial por proveerlo como servicio y el siempre complejo y mutante universo de los videojuegos al que se enfrentan en esta nueva temporada también vemos dilemas modernos (y eternos) como la efervescencia y carácter efímero de las start-ups que Donna se dedica a financiar.

Recurren al constante tira y afloja entre aquellos que quieren estar a la altura del mejor, aunque sea ir a rebufo como las ideas de algunos técnicos de igualar al navegador Mosaic, y los que quieren ir más allá y ver una necesidad que nadie más está viendo.

Es algo que vemos con Donna, quien se cita diariamente con grupos de desarrolladores que buscan financiación para su nueva idea, su nueva aplicación o concepto. Y ella es muy clara expresando su rechazo a dedicar esfuerzos para alcanzar a Mosaic o invertir en tecnologías que ya están en desarrollo como el GPS. No.

Uno de los 541 post-it que tiene Joe

Con la información que tiene Donna sobre la posibilidad de automatizar la indexación de las webs existentes, la idea de Joe ya no le resulta tan precaria y en seguida tiene claro que el futuro es eso. Lycos. Yahoo. Google.

La serie siempre ha sido muy hábil tomando hechos históricos y tecnologías y compañías reales para colocarlos como marco argumental y utilizarlos como guía en el relato de progreso de sus protagonistas, que son quien nos muestran y hablan de las bambalinas de la industria.

Trabajar los guiones en paralelo a la historia, y no metiéndose de lleno en ella, es lo que les ha abierto esa puerta a presentar dilemas y núcleos temáticos identificables en los 90 pero también en 2017; a desarrollar aquellos factores, elementos, agentes y lugares comunes que se repiten constantemente en el progreso tecnológico.

Personajes y dinámicas del mercado

Todo esto sin dejar de lado a los personajes y cómo este entorno particular de presión afecta a sus relaciones, les cambia en influye en sus espíritus. El elenco es parte esencial de este relato sobre el desarrollo tecnológico, ya que son ellos los que representan las dinámicas, personas y perfiles que son necesarios en él.

Joe sigue siendo el visionario, aunque con frecuencia acabe cavándose su propio foso y enterrándose en post-its. Tras mucho tiempo siendo infravalorada, Donna maneja mucho poder empresarial pero ni siquiera en esa posición puede dejar de sentir esos ataques y pisoteos de algunos (en masculino) que no la toman en serio.

Cameron ya no es ese espíritu libre y guerrero que programaba a ritmo de rock; la bofetada de realidad de Mutiny y de su nuevo videojuego la deprimen porque no cree ser esa clase de persona que pueda vivir y crear cumpliendo en gran medida las reglas del mercado.

‘Halt and Catch Fire’ concluirá para siempre tras los diez episodios de esta cuarta temporada, que se emitirá en AMC España a partir del 31 de agosto. Me pregunto si seguirán haciendo saltos temporales para abarcar más historia de la tecnología o seguiremos con lo planteado en el arranque: buscadores de internet, problemas de ancho de banda, el mercado de los videojuegos indie…

Sea como sea, y demasiado de tapadillo, entrará en el Olimpo de los grandes dramas de prestigio para muchos y seguramente acabe como una de las series más interesantes del año. Nunca es tarde para recomendarla, tanto si os gusta la tecnología como si no. Porque, aunque este texto esté más enfocado en la parte tecnológica, otro de los logros de ‘Halt and Catch Fire’ es ser accesible.


Originally published at www.xataka.com on August 26, 2017.