4 min read
Next in trending

iPhones “Low-Cost” y discusiones en 140 caracteres

O… “When Twitter conversations go wrong.”

iPhones “Low-Cost” y discusiones en 140 caracteres

O… “When Twitter conversations go wrong.”


Hoy a través de Twitter formé parte de algo que inició como una discusión y terminó en sinsentidos. Recordado por dicha situación y por el buen @konemak de las ganas que tengo de escribir,así como para extender (y espero, aclarar un poco) lo que comenté en los mencionados tuits, he decidido con este post estrenar mi cuenta de Medium. ¡Yaaay!

Entonces, ¿qué pasó? Éste post fue lo que pasó.

Ya estamos en aquella época en la que se avecina la presentación de una nueva generación del iPhone. Si el lanzamiento de este smartphone da de qué hablar año con año, cuánto más el lanzamiento de una versión nueva del mismo. El post, escrito por alguien que se llama Gérard Julien en EnterMedia (blog con el que mantengo una relación amor/odio), rescata opiniones recopiladas de distintos medios respetables. Sin embargo, en mi opinión el escrito tiene dos grandes fallas: a) el uso de la expresión “bajo costo”, que ha sido una constante en distintos medios de gran alcance,y la noción de que sería más barato que el ya de por sí barato iPhone 4.

Al intentar discutir el primer aspecto (la expresión “low-cost”), mi argumento fue que el teléfono no sería un iPhone barato. Más barato que los $10,600 pesos que cuesta el iPhone estrella, sí, pero no barato. Julien responde que, entre otras varias definiciones, la expresión también significa “costo reducido”. La cosa es que cuando usas “low-cost”, te vas a la idea primaria de la frase: que tendrá un costo de producción más barato (pista: no se refería a eso, abajo explico porqué), y/o que es un teléfono, tal cual, de bajo costo (otra pista: no lo es). El usar esa expresión, que tiene una fuerte y clara connotación primaria de lo que ya expliqué, para describir un “costo reducido”, en lugar de usar simplemente “más barato”, “menos costoso” o de plano “de costo reducido” se presta a que se malinterprete la colocación en el mercado del iPhone 5C. Ya me imagino a los lectores menos informados ilusionados porque tendrán un iPhone de 2 mil o 3 mil pesos… lo que me lleva al segundo punto.

El post propone también la idea de que el iPhone 5C será más barato de lo que cuesta un 4 actualmente. Suponiendo que se hubiera usado alguna expresión más adecuada, o mejor aún, que yo me equivoqué y es totalmente correcto decirle “low-cost” al 5C, este teléfono de costo reducido no va a ser más barato que el iPhone 4 actual, en mis tuits mencioné una y dos fuentes muchísimo mejor informadas que yo, o que Julien o que sus fuentes periodísticas. El post de John Gruber en Daring Fireball explica muy bien las razones por las que no es razonable pensar que pueda ser barato. A este podemos añadir que por mucho volumen que pueda vender, a Apple le gusta ganar altos márgenes sobre el costo de producción, y los gana, sobre todo en comparación a otros fabricantes.

En general, ese par de puntos son los que estaban a discusión, y creo que he elaborado lo suficiente al respecto. Sin embargo, al final del intercambio de tuits, esto restó importancia para dar paso a descalificaciones personales.


En uno de mis tuits comenté algo respecto a la mayoría de los blogs de tecnología en México:

  • Parece que no tienen editores. En serio, en muchos posts parece que no hay alguien diferente al escritor (no creo que haya escritores perfectos) que los lea y revise. De haber alguien informado y al día que lo hiciera, la calidad de los artículos subiría mucho; el mundo de los gadgets y de la tecnología es muy amplio como para que un escritor pueda revisar todas las fuentes posibles o siempre tener el scoop desde una perspectiva correcta.
  • Escritores que se arden al apuntarles un error. Lamentablemete, dedicarse a bloguear no es una profesión muy reconocida en México. Yo creo que eso está mal, los blogueros deberían de ser mejor reconocidos y mejor pagados (en medida de la calidad de lo que escriben, por supuesto). Pero por donde se debe empezar es por los mismos blogueros: ¿quieres que tu profesión sea respetada? Compórtate profesional. Solo un par de ellos han respondido con responsabilidad a un apunte mío, reconociendo errores y entablando una conversación interesante. Me quito el sombrero ante @EmilioRMN y sobre todo ante @VargasAlan, que en su tiempo en SCLBits se preocupaba como pocos en la calidad de los posts de su gente.

… a diferencia de esta última conversación, donde me llamaron a aprender:

  • A trollear. Ahí no entiendo muy bien. ¿Me llamaron troll? Si me están diciendo que aprenda, ¿entonces no soy troll, o sí? Entonces, ¿como me identificaron como tal? Ya en serio, apuntar algo que desde mi perspectiva es erróneo y entablar una conversación al respecto no me parece trolleo.
  • Inglés. Al parecer, decir que “low-cost” significa “bajo costo” me hace no saber inglés. Y yo que creía desde la secundaria (esa vez hace casi 15 años que me dieron certificación de Cambridge de ese idioma) que no estaba tan, tan mal en inglés.
  • Redacción. Creo que todos estamos aprendiendo. No es como que me haya puesto exigente acerca de los párrafos eternos en el post en los que el único punto que se usa es hasta el final. Me consuela un poquito el hecho de que a mí no me pagan por escribir.
  • Lógica. Espero que con este post grandote se entienda lo que quise decir. Ya si no, comenzaré a sospechar que la culpa no es mía…
  • A no ir a eventos masivos de AMLO. Nunca fui fan de ese señor, sin embargo me pregunto qué pensarán sus lectores que sí lo son de que agarren como insulto el hecho de simpatizar con él.