CINCO ESQUINAS

por Alejandro Fabara Torres, publicado en Diario LA HORA

¿Había despertado o seguía soñando? así empieza la nueva novela de Mario Vargas Llosa. “Cinco esquinas” es la coincidencia de los cinco pilares de la vida literaria del Premio Nobel: el poder, la crítica del periodismo, la hipocresía, el erotismo y su natal Perú. Son 314 páginas llenas de reflexiones sobre la libertad, prejuicios y secuestros, tanto de las instituciones como de personas. Sin duda alguna, la mejor forma de empezar un año lleno de homenajes por su cumpleaños 80, que se celebra este 28 de marzo.

Vargas Llosa afirma, en la presentación de la obra en Casa América de Madrid, que “Barthes tenía razón. Los escritores siempre escribimos sobre un mismo tema y sus variaciones. La historia de los escritores es la historia de un solo tema.” Con este evento abre una época importantísima para su carrera, incluso una más importante que conseguir el Nobel. Una serie de homenajes, actos y efemérides lo van a llevar por todo el mundo, y terminaran cuando la editorial Gallimard, edite toda su obra en la colección La Pléiade.

Esta nueva novela esta llena de miedos. Miedo a sentir, a morir, a vivir lo que uno siente a los deseos sinceros, incluso, el miedo al qué dirán. La historia comienza con un episodio de erotismo para el que no estaban preparadas las dos mujeres casadas que lo protagonizan. Tras este encuentro pasional, el marido de una de ellas es chantajeado por un periodista de prensa amarillista. Desde ese punto, la novela entra en la realidad política, periodística y social del Perú gobernado por Fujimori. Es una obra maestra que se convierte en un thriller y luego en una radiografía de la sociedad peruana, el poder y los deseos más escondidos de la gente.

Además, con totalidad genialidad resuelve el problema más grande de contar una historia: la diversidad de la sociedad. Las élites, la clase media y la popular no se expresan igual, sus diferencias son marcadas por muchos modismos. El método flaubertiano que caracteriza a Vargas Llosa hace la prosa invisible, dejando que la historia cobre vida por sí misma.

LEE EL PRIMER CAPÍTULO DE CINCO ESQUINAS