Carlos Bergmann, Segundo Vicepresidente de la Asamblea Nacional en rueda de prensa.

RETO 1: LA COMUNICACIÓN

por Alejandro Fabara Torres, publicado en Diario LA HORA

La nueva Asamblea Nacional ha sido posesionada y empezará su labor legislativa afrontando muchos retos. El primero que abordare es el comunicacional. La principal política que quienes han sido elegidos deben aplicar en este mundo de redes sociales y contacto directo con el ciudadano es una estrategia a largo plazo, que se centre en fortalecer la institución, y no en proyectarse en provecho propio.

El problema de los políticos actuales es que le hablan a las audiencias en su carácter electoral, lo que representa un camino más breve pero con réditos de corto plazo, porque la lógica electoral del ciudadano dura unos pocos meses. Los electores son efímeros, mientras los ciudadanos infinitos. Lo recomendable es construir una relación propositiva, duradera y cercana con los ciudadanos.

Cumplir con la presencia en redes sociales no garantiza nada. Una vez dentro de este mundo hay que responder con los tiempos y las reglas del sistema en el que te has metido. Eso significa abrir las instituciones y no hacerlo a medias. Las instituciones se cuidan siendo transparentes en su gestión, porque si no se comunica, por algún lado sale a la luz lo que uno no dice. Hay una desesperación de los gobernantes por estar en redes sociales, pero deberían parar un momento y preguntarse: ¿para qué estar y qué es estar en redes sociales?

A parte de legislar y fiscalizar, deben darse tiempo de crear contenidos políticos, jurídicos, económicos o del área de su experticia. Algunos consejos simples: actualicen su blog a diario, publiquen sus datos de contacto, conozcan los problemas de la gente, hablen con un lenguaje simple y no mientan.

La comunicación se utiliza como herramienta central de la gestión, pero no de la aparición política. Colgar fotos en Facebook con mensajes vacíos no es informar sobre el trabajo legislativo. Tuitear consignas no es parte del debate en el Pleno. Y por favor, dejen Instagram para su uso personal. La Asamblea no es un destino vacacional.