El Derecho Natural de Autodefensa

Por analogía, la imagen de Dios en el hombre es garantía suficiente para la autodefensa.

Turretin es útil en este asunto:

XV. En segundo lugar, el homicidio en defensa propia no está prohibido, si alguien mata a otra persona, con el propósito de resguardar su propia vida contra un agresor violento e injusto (por supuesto, la víctima debe mantenerse dentro de los límites de una protección legítima). Ahora bien, para que el protegerse a sí mismo, sea considerada una acción legítima, necesariamente se debe tomar en cuenta lo siguiente: (1) que el agresor nos haya atacado injustamente y se abalance sobre nosotros. (2) Si la víctima a pesar de haber intentado previamente ya fuere razonar con el agresor hablándole, salir corriendo o rindiéndose y no tuvo otra elección más que matar al agresor, la víctima no puede ser culpada por cuanto ésta buscó agotar todos los medios y no tuvo otra alternativa más que la defensa propia. (3) Que la defensa propia haya sido ejecutada por la víctima en el mismo instante en que estaba siendo atacada y no después del ataque matando así al agresor con ventaja. (4) Que la defensa haya sido hecha únicamente con la intención de proteger su propia vida y de ninguna manera bajo los impulsos de la ira o con deseos de venganza.
XVI. El sentido es claro. Aunque no resulta licito devolver igual por igual para vengarse, aún el repeler fuerza con fuerza y defenderse a si mismo pertenece al derecho natural y perpetuo (Especialmente cuando la agresión es simplemente violenta y desprovista de toda autoridad pública)aunque esto pueda llevar a la muerte del agresor (a pesar de que esto no es lo que se pretende por sí mismo, sino en la medida en que se intenta defender nuestras vidas y así liberarnos de la injusta opresión). Y esto se hace evidente por el Codex de la ley cornelia y con la ley aquilia: todas las leyes y todos los derechos permiten rechazar la fuerza con la fuerza(cf. Corpus Iuris Civilis, I: Digesta 48.8 [“Ad legem Corneliam de sicariis”] [ed. P. Krueger, 1955], pp. 852–53 and ibid., 9.2.45 [“Ad legem Aquiliam”], p. 162). Pero también encontramos que Dios mismo lo ha indicado claramente en la ley, donde se establece un caso de defensa privada a partir del cual se puede formar un juicio acerca de la práctica de tal ley: «si el ladrón fuere sorprendido forzando de noche» (En el acto) «y fuese herido y muriese, no será el que le hiere reo de sangre»[Exodo 22:(1)2] «pero si hubiese ya salido el sol, responderá de la sangre» sin duda, el asesino pudo descubrir que había venido sólo con el propósito de robar y no de matar. [1]

El texto bíblico al que recurrió Turretin dice, «Si el ladrón fuere sorprendido forzando de noche y fuese herido y muriese, no será el que le hiere reo de sangre;pero, si hubiese ya salido el sol, responderá de la sangre».[Exodo 22:(1)2- (2) 3]. En ese marco del derecho civil mosaico, si es encontrado a alguien en medio de la noche y el propietario mata al ladrón, el propietario es inocente. Sin embargo, si el propietario mata al ladrón durante la luz del día, cuando el propietario puede ver que el ladrón es un ladrón y no procuraba homicidio, el propietario ya seria culpable. Este principio es insertado en el lenguaje de la Confesión de Westminster 19.4 en lo que la equidad/justicia general de ellas lo requiera es que las personas tienen un derecho natural y creacional a la autodefensa, incluso bajo el reino y las leyes temporales y teocráticas de los israelitas. Recuerde, que el reino de Israel y las leyes eran intencionalmente temporales y debían entenderse como una especie de manifestación del cielo. Dios se reunió con Moisés (el mediador del Antiguo Pacto) en la parte superior del Sinaí, y se manifiesta a si mismo desde el cielo. Comisionó a los israelitas para conducir a una guerra santa contra los cananeos como una imagen del juicio final. De alguna manera, esa escatología del antiguo pacto, el pueblo nacional de Dios fue muy realizada. Sin embargo, esa escatología relativamente elevadas en hechos no acabo con las leyes y las instituciones de la naturaleza o creación (Por ejemplo, el matrimonio y el Sabbath). El derecho natural de auto-defensa, a la que se refiere Turretin, es parte del patrón de creación que existía antes de Moisés(Por ejemplo, bajo Adán, Noé y Abraham)y que persistió bajo Moisés (Sobre la que se sobreimprime en las leyes mosaicas temporales)y en el Nuevo Testamento.

__________________________________________________________________

Nota:

[1] Francis Turretin, Institutes of Elenctic Theology, (11.17.15–16).

Extracto del Artículo “On Self-Defense” publicado en “Heidelblog”

___________________________________________________________________

R. Scott Clark

El Dr. Clark fue educado en la University of Nebraska (BA), Westminster Seminary California (MDiv), y St Anne’s College,Oxford University (DPhil) Él era un ministro en la Iglesia Reformada en los Estados Unidos “RCUS”(1988–1998) y ha sido ministro de las Iglesias Reformadas Unidas en América del Norte desde 1998 “URCNA”.
Ha sido profesor de historia de la iglesia y la teología histórica desde 1995 en el Wheaton College, Reformed Theological Seminary, Jackson, Concordia University, Irvine, y Westminster Seminary California.

___________________________________________________________________

Like what you read? Give Andrés E. García G. a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.