6 curiosidades de la independencia paraguaya

Callejón histórico de la Casa de la Independencia. Ph: Wikimedia.
El genial escritor de ciencia ficción Aldous Huxley, afirmaba que “la más grande lección de historia es que nadie aprendió de ella.” La historia paraguaya es repetida al hartazgo cual mitología o padrenuestro, pero poco o nada realmente conocemos de ella y sus actores. Con el propósito de la fecha, rescatamos algunas curiosidades de la independencia -que nos legó un merecido feriado largo para todos nosotros los laburantes- así despertamos la curiosidad y suscitamos preguntas ulteriores.

# 1 No todos querían una República.

Cuadro del pintor Da Re. Ph: Hoy.

Hubo tres tendencias ideológicas muy marcadas en lo que respecta a la postura de la entonces provincia del Paraguay al reino español.

Españolistas: 
Fieles a España, hicieron frente a las pretensiones de Buenos Aires de anexar el Paraguay.

¿Quiénes específicamente eran?

Obviamente el gobernador Bernardo Velasco de Huidobro, pero también un segmento de la burguesía hispanocriolla de Asunción.

Porteñistas:

Los líderes porteñistas, proponen mantener el Virreinato del Río de la Plata con sede en Buenos Aires, pero como Estado-nación independiente del reino español y con ligeras reformas liberales. En el congreso posterior a la independencia, que tiene lugar en junio, conforman apenas una minoría. Parafraseando a Creydt, este segmento incluía a varios intelectuales y una parte de los exportadores quienes se aferraban a las promesas de libre comercio hechas por Belgrano a principios de 1811.

¿Quiénes eran algunos de ellos?

El Dr. Pedro Somellera, Marcelino Rodríguez, Manuel Hidalgo, José de María y los sacerdotes José Félix Sarmiento y José Baca.

Autonomistas:

Los que a la larga triunfaron. El líder intelectual fue el doctor Gaspar Rodríguez de Francia, si bien el plan de la independencia fue ejecutado por jefes militares, a la cabeza de ellos Fulgencio Yegros. Luego veremos las desavenencias de entre Francia y Yegros que se resolverán con las dos dictaduras del primero y la ejecución del segundo.

# 2 No se crea un Estado Nacional luego de la Independencia sino que se sigue jurando lealtad al rey de España.

Retrato del rey Fernando VII por el pintor Francisco de Goya. Ph: Wikipedia.

Tras la gesta del 14 y 15 de mayo de 1811 Bernardo de Velasco y Huidobro continúa en el poder. Y no solo eso, otro español conforma el Triunvirato que se sucede: Juan Valeriano de Zeballos, militar representante de las clases dominantes. El único paraguayo de dicho gobierno era Gaspar Rodríguez de Francia, quien representaba al campesinado, los peones e indígenas.

El 15 de mayo se juró lealtad al Rey de España. Esto no debería sorprendernos si conocemos el contexto de la época. Recordemos que en esos años Napoleón llevaba a cabo su conquista del mundo a lo Alejandro Magno: su hermano, José Bonaparte, estaba usurpando la corona española. Y las colonias, escandalizadas, se apresuraron a apoyar al legítimo rey español Fernando VII. Este hecho fue lo que detonó las independencias de Hispanoamérica ya que los diferentes próceres aprovecharon la debilidad del rey vencido y la confusa situación europea para las proclamas desde Mesoamérica hasta Tierra del Fuego. Es decir y risiblemente, le debemos -indirectamente- la independencia de nuestras naciones al actuar megalómano de Napoleón.

A decir del historiador norteamericano Richard Alan White “ (…) los objetivos de este golpe incruento son difíciles de ser considerados como revolucionarios. Los oficiales criollos no querían deponer al Gobernador Velazco ni declarar la independencia; sólo querían atemperar las actividades realistas, evitar la intervención militar portuguesa y colocar a la provincia en comunicación más estrecha con Buenos Aires”.

Volviendo a Paraguay, a la larga el apoyo popular a Francia era mayor por lo que lógicamente era de esperarse un gobierno encabezado por él. Mauricio Schvartzmann nos explica: “La ausencia completa de una dirección civil hizo que el proceso de la Independencia fuera una serie de acomodamientos y reacomodamientos en el poder del Estado, que facilitó, finalmente su concreción en un dominio unipersonal absoluto.” Prácticamente, la dictadura de Francia era inevitable.

#3 No se derramó sangre.

Recreación de la gesta. Ph: Vicepresidencia de la República del Paraguay

No hubo revuelta popular. No hubo violencia. El exgobernador pasó a conformar el gobierno posterior. Este hecho lleva a concluir a investigadores como Bernardo Coronel que la gesta de independencia fue “una especie de autogolpe donde ni siquiera se derramó una gota de sangre y menos aún se produjo un rompimiento de clases con el poder español.” Tremenda cita para reflexionar.

#4 La rivalidad histórica entre Fulgencio Yegros y Gaspar Rodríguez de Francia

Retrato de Fulgencio Yegros por el pintor Pablo Alborno (1910) Ph: Wikipedia

Luego del Triunvirato se constituye el primer gobierno netamente paraguayo, la Junta Superior Gubernativa bajo la presidencia del líder militar Fulgencio Yegros. Junto con Pedro Juan Cavallero (no es error de ortografía) y Fernando de la Mora, realizó bastantes acciones a favor de la educación pública en el país e instauró la primera academia militar independiente. No obstante, Yegros carecía de la agudeza intelectual de Francia quien además trabajaba muy de cerca con el estrato más numeroso y de menor poder de la sociedad: el campesinado.

Retrato de Gáspar Rodríguez de Francia. Ph: Última Hora.

Francia, líder civil de la independencia, no tardó en verse envuelto en una pugna contra los líderes militares de la gesta: Yegros -principalmente- y Cavallero. Como nos explica Creydt, Yegros y los demás ejecutores militares de la gesta de mayo estaban vinculados a la aristocracia y la burguesía mientras que Francia estrechaba lazos con el campesinado. Las ideas de Francia eran muy radicales para los líderes militares quienes podían conciliar tanto a los españolistas como a los porteñistas. Francia iba más allá, propugnaba la idea de la soberanía popular completamente autónoma de todo poder extranjero, una sociedad igualitarista en oposición al gobierno de los estratos más acomodados de la sociedad además de la exclusión del clero en el poder.

A la postre, Francia acumula mayor poder a través de numerosas maniobras políticas y manda a ejecutar a Yegros, la cabeza de los militares.

#5 El intento que fracasó el 6 de abril.

Recepción a Fulgencio Yegros. Pintura por Gill Coimbra. Ph: E’a.

El intento fallido fue llevado a cabo en abril y los precursores fueron encarcelados. El historiador Carlos R. Centurión nos cita a algunos de ellos como los líderes Pedro Manuel Domecq, Marcelino Rodríguez y Manuel Hidalgo. Rodríguez publicó el libro “Recursos de un precursor de la revolución de mayo de 1811”. El intento fracasó debido a la presencia de traidores y delatores.

#6 Una mujer prócer.

Juana María de Lara actuó como enlace para comunicar a los diferentes conspiradores las acciones, el lugar y la hora donde llevar a cabo la gesta. Fue ella la que impidió que el plan se diera a conocer y por lo tanto que fracasara tal como había ocurrido en abril de ese mismo año.

Vista de la Casa de la Independencia. Ph: Tour Paraguay.

Ya lo decía el inconmensurable Helio Vera, en Paraguay existen coexisten dos países: “el de gua’u” y el “teete”. Uno es el país de la fábula, la simulación, el mito. Otro, el país de verdad. Para acceder a este último, el “teete”, muchas veces debemos hacer un ejercicio crítico para desenmarañar el Paraguay “de gua’u”. Si por lo menos logramos tener dudas y cuestionamientos, ya habremos dado un gran paso para en algún momento aproximarnos al “teete”. Y allí conseguiremos la emancipación más importante, la nuestra.

Bibliografía.

Agradecimientos a la historiadora Rosanna Vera por el apoyo durante la redacción de este artículo.

Creydt, Oscar (2010) Formación Histórica de la Nación Paraguaya. Editorial Servilibro. Asunción.

Schvartzmann, Mauricio (2011) Contribuciones al estudio de la sociedad paraguaya. Secretaría Nacional de Cultura. Asunción.

Monte de López Moreira, Mary (2012) Historia del Paraguay. Editorial Servilibro. Asunción.

Coronel, Bernardo (2011) Breve interpretación marxista de la historia paraguaya (1537–2011). Editorial Arandurã. Asunción.

Vera, Helio (1988). En busca del hueso perdido (tratado de paraguayología). RP ediciones. Instituto de Cooperación Iberoamericana. Asunción.

Cosp, Enrique (2015). Curiosidades de la independencia del Paraguay. Ejempla. https://ejempla.com/cultura/curiosidades-de-la-independencia-del-paraguay

R. Centurión, Carlos (2014) Precursores y Actores de la Independencia del Paraguay. Portal Guaraní. http://www.portalguarani.com/372_carlos_r_centurion/12504_precursores_y_actores_de_la_independencia_del_paraguay__por_carlos_r_centurion.html

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.