¿Mba’e la Pop-filosofía? Part one.

Introducción: ¿cómo empezar?

Tocar el tema de pop-filosofía necesariamente nos lleva a Gilles Deleuze, filósofo, iconoclasta, inusual y vitalista. Fue el creador del concepto de pop-filosofía como una nueva manera de pensar, leer y escribir filosofía, en detrimento de la manera tradicional, es decir, leer tratados enormes y escribir solamente sobre las ideas de los filósofos, la manera oficial y policial. Obviamente, Deleuze estaba metido en esa tradición, pero como bien dice en “Conversaciones” fue Nietzsche quien lo sacó todo de eso. Ahora, ¿cómo entender más a fondo el tema de pop-filosofía?

Literatura, cine y música: ¿qué más se puede decir?

Deleuze a lo largo de todos sus escritos, ha combinado elementos literarios, cinematográficos y musicales para crear un pensamiento abierto, creativo y alegre, en el sentido spino-nietzscheano. Ha tenido que combatir desde joven una tradición que muchas veces limitaba el propio ejercicio y producción del filosofar, con autoridades que decían qué leer y cómo leer, “era peor que la escolástica de la edad media” decía en Diálogos. Deleuze mientras cursaba filosofía leía a Lucrecio, Hume, a su amado Spinoza, Bergson y a Nietzsche, éstos eran lo que se podía llamar la pandilla deleuziana. Pero no se limitaba a leer autores de una tradición filosófica subterránea, también leía a Marcel Proust, Virginia Woolf, a los Beat’s, Lewis Carroll, entre muchos otros, que ayudaban a oxigenar su pasar en aquellos momentos y que alimentarían su pensamiento explosivo e iconoclasta.

Todos los elementos y autores citados han servido como herramientas para poder trabajar y pensar. De todo esto, Deleuze ha sacado material para poder renovar la filosofía y crear sus propios conceptos cargados de dinamitas literarias y poéticas, -no hay que olvidar que Rimbaud está navegando con su barco ebrio en el micro-mundo deleuziano y pop-filosófico-.

La transversalidad de sus temas lo han llevado muchas veces a tierras desconocidas. Si bien parece normal que un filósofo toque temas de literatura o poesía, para citar a algunos: Heidegger y Hölderlin, Marx y Heine, Nietzsche y los trágicos, y muchos otros autores que de alguna manera se relacionaron con la poesía o la literatura, Deleuze ha ido más allá, buscando nuevas herramientas que lo ayuden a pensar en una época donde aparecen los programas de TV, el cine que está en su punto más alto, la música que lo influye fuertemente, es así como Deleuze utiliza todos ésos elementos para componer para un pensamiento creativo. Diapola y Yabkowski, en su libro “En tu ardor y en tu frío”, lanzan una pregunta deleuziana muy sugerente respecto al cine y dicen: ¿qué significa el cine? O, dicho de otro modo, ¿qué significa pensar el cine? Es decir, pensar el cine, hacer hablar al cine y no buscar un significado. Volviendo a Deleuze, el autor francés hace pensar al cine y para ello combina ciertos tópicos del pensamiento bergsoniano, no es nuestra intensión tocar esos temas, nada más mencionar como directriz para entender el proceso transversal y creativo que conlleva la pop-filosofía. Para tal proyecto Deleuze nuevamente crea una nueva pandilla, entre ellos Godard, Kurosawa, Straub, Syberberg, entre muchos otros. De esta complicidad con el cine y los cineastas Deleuze saca dos libros que se convierten en icono de la pop-filosofía, ya que utiliza elementos contemporáneos para producir filosofía como son: “Imagen movimiento” e “Imagen tiempo”.

Deleuze no había terminado de buscar elementos de pensamiento, cuenta Stéfan Leclercq que nuestro autor quería escribir un libro sobre música, pero no pudo por su muerte. Deleuze era un apasionado por Ravel, Schoenberg, Boulez que era su amigo, Edith Piaf o Claude François y también Bob Dylan, en Diálogos, Deleuze dice que -como profesor le gustaría lograr dar una clase como Dylan, que más que un autor es un asombroso productor, organiza una canción-. La pop-filosofía trata de pensar-leer-escribir como se hace una canción, pero es mejor ver qué dice Gilles Deleuze en “Diálogos”: -una buena manera de leer hoy día sería tratar al libro como a una canción, ver una película, un programa de televisión; cualquier tratamiento especial del libro corresponde a otra época. Las cuestiones de dificultad o de comprensión no existen. Los conceptos son exactamente como los sonidos, los colores, las imágenes: intensidades que nos conviene o no, que pasan o no pasan-.

Conclusión transitoria.

Como bien dice un fragmento del título “part one”, el texto se presenta como un trabajo Work in progress, en un proceso de reformulación abierta. En la “part two”, quisiéramos profundizar algunos tópicos mencionados arriba, para que el lector sienta lo que quiso Deleuze con la pop-filosofía y posteriormente, cómo revolucionó la manera de hacer filosofía.

Bibliografía utilizada.

- Deleuze, G. Conversaciones. Pre-textos.

- Deleuze, G. y Parnet, C. Diálogos. Pre-textos.

- Dipaola, S. y Yabkowski, N. En tu ardor y en tu frío. Arte y política en Theodor adorno y Gilles Deleuze. Paidós.

- Dosse, F. Gilles Deleuze y Félix Guattari. Una biografía cruzada. Fondo de cultura económica.

Beaulieu, A (cord.). Gilles Deleuze y su herencia filosófica. Campo de ideas

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Raúl Acevedo’s story.