[Día 2 de 40] ¿Qué me detiene? Mi compromiso con misma

Buscando en los archivos de mi nube digital, Google Drive, me encontré con mi carta de compromiso, de mí, para mí…

Que grata y a la vez un poco decepcionante sorpresa… un sentimiento agridulce.

En la carta expreso lo emocionada y comprometida que estoy con misma con el hecho del comienzo del manuscrito de mi libro. He aquí parte de ella:

Hola Amanda,
Tu eres una mujer determinada, por eso has llegado hasta aquí… Y mira que sé que hemos pasado muchas.
Sabes, te cuento… Estoy super emocionada con esta nueva idea de por fin realizar nuestro libro. Me encanta inclusive el enfoque que le daremos.
Deseo hacer un libro que eduque a las personas. Un estilo de manual práctico que los lleve a cambiar su vida o apoyarlos a realizar algo que deseen.
Me di cuenta de que hay una gran necesidad en las pequeñas empresas o las que están empezando, de crear su imagen corporativa, realizar su publicidad, etc. (Industria del “Do It Yourself”). Se me ocurre que podríamos realizar un manual que ayude a estos negocios a prepararlo ellos mismos. Diseño para no diseñadores…

Sigo leyendo más abajo… y me doy cuenta de que este compromiso sufrió un cambio de fecha. Sí, durante el proceso me sentí estancada y tuve que reestructurarlo…

30 de octubre de 2015
Cambio en nuestro compromiso
Hola Amanda, ¿qué tal? Veo que algo te ha detenido en estas dos semanas. Veo quizás, falta de compromiso. ¿Qué tal si lo reestructuramos?
Primero, ¿qué nos detiene?
Expresaste que sientes MIEDO, CANSANCIO, DESÁNIMO Y VAGANCIA. Que además, tienes el mito en la cabeza de que no terminas lo que empiezas.
Sabes que esto no es cierto porque si no, no hubieras llegado a donde has llegado hasta ahora tanto personal como profesionalmente. Expresaste además que tienes quizás miedo a la crítica, que eres perfeccionista, que sientes que el tiempo no te da…

Y así continúa la carta.

¡Qué impresionante y grato fue para mí encontrarla! Me recordó lo emocionada que estaba en ese momento. Pero, al mismo tiempo, fue un poco decepcionante porque me di cuenta de que, una vez más, le fallé a una de las personas más importantes en mi vida:

YO.

¿Cuántas veces ésto nos pasa? Complacemos, trabajamos y nos dedicamos a hacer todo para los demás y a nosotros nos dejamos para lo último.

Soy una mujer comprometida, reponsable y muy creativa, pero aún así se requiere de muchas más cualidades para terminar lo que se empieza. Y he ahí uno de mis mayores retos: Perseverancia.

Quizás en este punto, si me conoces, dirás: «¿Qué Amanda no es perseverante? IMPOSIBLE. ¡Con todo lo que ella ha logrado! Eso es changuería».

Si supieras…

Sí, he logrado muchas cosas a mis casi 33 años, pero también he fracasado en muchas otras. Obvio que cada fracaso me ha hecho más fuerte e inteligente, pues se trata de aprender, levantarte y continuar.

Esta vez mi compromiso es diferente.

Si tuviste la oportunidad de leer mi post de ayer «[Día 1 de 40] Persistencia vs Consistencia» sabes que esta vez mi compromiso es mucho más comprometedor. ¿Por qué? Porque te incluye a ti, mi acompañante digital en este proceso creativo. Gracias por tu presencia.

Finalmente, ayer tuve la oportunidad de dedicarle dos horas a mi manuscrito. Me puse al día y ya sé exactamente qué me falta. Durante el día de hoy estaré nuevamente trabajando en el.

No veo la hora en que ya suelte mi manuscrito en las manos de mi mentora y mi editora.

Pero lo sé… la única forma quizás de soltarlo sea apegándome a mi cita de poder favorita:

«Hecho, mejor que perfecto». -Mark Zuckerberg

Gracias por tu visita hoy. Recuerda dejar tu comentario, eres parte de este proceso creativo.

Te veo mañana, en el día 3 de 40.

Con amor,

Amanda Jusino