[Día 9 de 40] Tomando el toro por los cuernos

Hay veces que tengo que ponerme fuerte conmigo misma.

En ocasiones simplemente me entra la vagancia y no quiero hacer absolutamente NADA. ¿Cómo luchar contra ésto?

Para mí, el refrán que dice «hay que coger el toro por lo cuernos» significa que tengo que hacerme responsable de mis actos, osea, no hacer el papel de víctima.

Cuando me paro como responsable sé, que si no hago lo que tengo que hacer, simplemente me quedaré en el mismo lugar, sin ningún progreso.

Ahora que trabajo por cuenta propia, es verdad que tengo la ventaja de que manejo mi horario, pero esto tiene también sus desventajas.

Si no estoy pendiente a mi propio desempeño, puedo caer en la pobre utilización de mis habilidades y destrezas. Y eso no debe suceder.

Sé que tengo flexibilidad, pero, si yo no velo por mis intereses, ¿quién lo hará?

Es ahí cuando caigo en cuenta de que debo afrontar mis dificultades y prepararme para ello. Por ejemplo, yo soy nocturna. En este caso, una buena opción anti-vagancia es descansar durante el día, si las diligencias me lo permiten, y entonces estar activa en la noche, como de costumbre.

No hay persona que me conozca mejor que yo, por lo tanto, está en mí el poder de cambiar para lograr mis objetivos.

¡Sé que la meta que me propuse de terminar mi libro la voy a poder lograr…

…ya que estoy trabajando arduamente para cumplirla!


Gracias por estar junto a mí, digitalmente, en el día de hoy.

Deja tu comentario, eres parte de este proceso creativo.

Te veo mañana, en el día 10 de 40.

Con amor,

Amanda Jusino