El absurdo contenido en televisión.

Pasaron los años como estrella fugaz. En mis recuerdos aquel momento cuando vendedores informales tocaban la puerta de nuestra casa para vender una especie de protector de pantalla con sectores de colores rojo, verde y azul; así tu televisor en blanco y negro se convertía en un flamante TV a color. Años después ya el color era nativo del widgets en cuestión. En mi país (Venezuela) podíamos ver 2 canales — no había más — , pero el ímpetu que generaba esta nueva tecnología era demasiado, para los que solo conocían la radio como medio de comunicación. No es que sea muy viejo, lo que sucede es que siempre la innovación costaba llegar en esos tiempo al tercer mundo.

Pasaron los años, — muchoooos años — , hasta que llego el monstruo de los monstruos; la parabólica, esa antena descomunal que solo pocos podían darse el lujo de tener, y que termino siendo el deposito de kaka de las aves en el mundo.

Pasaron los años, — muchoooos años — , hasta que la televisión por cable se adueño hasta la fecha de las transmisiones diarias en todos los hogares. Un viaje eterno pero placentero entre más de 100 canales; con una programación para el momento “variada”. Veías a través de la pantalla ese mundo que no conocías y que nunca habías palpado. Alucinante.

Pasaron los años, — muchoooos años — , y el contenido inicial de la programación se perdió en un limbo que nunca más pudo salir de él — o no quizo salir de él — , se comenzaron a producir todos los programas en reality, conociendo las historias de personas que vendieron su privacidad por unos cuantos millones, y convirtiéndose en lo más cutre y absurdo de la TV.

Las películas perdieron el sentido emocional, repetidas decenas de veces, quedando solo pocos canales que se podían ver. Y no contentos por cobrar una suscripción mensual, te llenan de anuncios, haciendo una película de 1 hora 45 minutos en una de aproximadamente 3 horas.

Los noticieros por su parte, entendieron que lo que vendía — porqué eso es lo que importa — era el amarillismo en la información, las desgracias, las peleas entre gobierno y oposición, las noticias escandalosas de los famosos. Ademas, y no menos desagradable, la imparcialidad notoria de la mayoría por algún sector político; sencillamente la imparcialidad no existe en este medio, pero si existe la auto-censura.

Luego de años de decadencia televisiva, en la red comenzó a verse cambios importantes en la forma de nutrirse de contenido relevante. Medios en linea que me dan la libertad de escoger lo que quiero, donde quiero y cuando quiero. En Youtube por ejemplo; existe una gama de canales que sin necesidad de mucho equipo de producción, te brindan lo que hoy en día no es capaz la televisión tradicional; y ademas se genera una relación muy cercana con el canal o el youtuber. El contenido es variado, pero lo que más me gusta es que se genera una relación muy personal entre los usuarios. En esta plataforma debemos buscar y suscribirnos a canales especializados en temas, documentales y evitar los canales estúpidos que también abundan y te secan el cerebro.

Lo mismo pasa con Netflix; lo que quiero, donde quiero y cuando quiero. Una gran variedad de series, películas, documentales, programas infantiles que yo mismo escojo para mi hija de 3 años.

Ahora yo tengo el control, siento la libertad de escoger mi contenido, no estoy atado a lo que quieren los demás que yo vea, es por eso que en casos muy puntuales — demasiados puntuales — , veo la programación tradicional.

Muchos dicen que la televisión va a desaparecer, y eso es algo que esta muy lejos de la realidad; lo que desaparecerá o se dejara de ver es el contenido que producen los canales tradicional; la televisión es el medio que usamos para ver los nuevos medios de comunicación, solo necesitamos un TV e internet para vivir la verdadera esencia en el momento de consumir contenido.

*Déjame tu opinión en la caja de comentarios.
*Si te ha gustado esta lectura, darle un poco de amor con un corazón. ❤
*Suscríbete para más contenido.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.