Hasta nunca Facebook. Esta relación llego a su final.

Una unión que lleva 11 años de altibajos llega a su fin. Hoy decidí que mi cuenta personal de Facebook se ve mejor en el cesto de la basura.

Muchas cosas me han llevado a esta abrupta decisión; la cual; la verdad, no lo he pensado mucho.

Si bien es cierto, no puedo culpar a la red social de mi traumático desencanto, y menos aun de mi huida vertiginosa, o como dicen en mí tierra “mi huida por la derecha”; la culpa es al uso que se le ha dado. Si bien es cierto Facebook achico la distancia con familiares que tengo lejos, me reencontró con viejos amigos que los creía perdidos, pero nada más.

Luego de un tiempo con ese gusto desquiciado por saber de la vida de los demás; conocer el notición que el perro de mi amigo se cago el sillón (con foto incluida); las fotos del abuelo en su cumpleaños con las 35 fotos del evento; la típica que cuenta los problemas de su triste realidad, esperando un consuelo virtual, o la ayuda divina de un Dios que no tiene Facebook.

No se si solo a mí me pasa, pero pregunto algo, ¿A quién le interesa que alguien compro una vaca en FarmVille? o que “¿Ganó un trofeo por recoger cosechas?” ¡Absolutamente a nadie! Me da un escalofrío en la panza cuando consigo los típicos mensajes de felicitación que están por doquier, “que pesados”; conozco personas que felicitan a sus familiares por Facebook; tomando en cuenta que viven en la misma casa. Tenemos el típico; “Amor cuanto te amo, eres mi razón de ser”…nos vemos en el almuerzo; que sentido tiene de ser tan impersonales, que sentido tiene que todo el mundo sepa tus sentimientos por los demás. ¿Porqué le pides a Dios que te ayude en tus problemas?, hasta donde yo se solo hay un camino para comunicarse con el; y es la oración.

Puedo durar horas y no terminaría, pero como ya comencé hay les van otros tantos de desencantos: 
Todavía existen personas que te venden — ejemplo — carteras de damas, zarcillos, pinturas de maquillaje, y no se les ocurre mejor idea que etiquetarme en la foto; joder; que me interesa a mí esos productos, yo no entro en Facebook para comprar.

No podemos dejar de mencionar los benditos memes de todo tipo; pero hay uno en especifico; los religiosos; ejemplo: “Para que Dios te siga amando, envía este mensaje a todos tus contactos”, y el problema es que lo reenvían a todos los contactos, llenando el TL de puras falsedades y mentiras. 
Otros que me parecen hechos por la escoria de la humanidad son memes mostrando a niños con problemas de desnutrición o defectos físicos, y el mensaje dice: “Para que Dios se apiade de este niño, manda este mensaje a todos tus contactos”, y la desgracia llega nuevamente; lo reenvían.

Pues bien, hay están algunos ejemplos de los desencantos que me han llevado a tomar la decisión de apartarme de Facebook. Muchos me dirán, “oye pero debes ser un poco más tolerante, cada quien tiene derecho a colocar lo que le plazca”; y es verdad, pero yo también tengo el derecho de leer lo que me plazca; y he decidido desde hace mucho tiempo que las personas o situaciones que no me enriquecen mí ser pues es mejor dejarlas en el camino.

*Déjame tu opinión en la caja de comentarios.
*Si te ha gustado esta lectura, darle un poco de amor con un corazón. ❤
*Suscríbete para más contenido.
Show your support

Clapping shows how much you appreciated Ami’s story.