No busques amigos, sé amigo

Porque mejor es dar que recibir.

Un amigo mío compartió en Facebook una publicación, agradecido porque una pareja le había regalado un muy buen libro. “No cabe duda de que los verdaderos amigos son aquellos que te acercan más a Dios”, escribió.

Poco después empezaron a llegar los comentarios de “necesito un verdadero amigo que me regale un libro” y “quiero amigos como los tuyos”. Posiblemente no signifiquen nada (¿quién no quiere que sus amigos les den libros gratis?) pero a mí me parece que estos comentarios ocultan una realidad enterrada en muchos corazones.

Sentimos que no tenemos amigos. Pensamos que nadie (o muy pocas personas) nos buscan y se precupan por nosotros. Medimos nuestras amistades por el número de mensajes en nuestra bandeja o por el número de segundos en que alguien tarda en contestarnos.

Inconscientemente, valoramos nuestras amistades por lo que recibimos, no por lo que damos.

“Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero los he llamado amigos, porque les he dado a conocer todo lo que he oído de Mi Padre”. — Jesús (Juan 15:15)

Jesús nos llama amigos, no por lo que nosotros hayamos hecho por Él, sino por lo que Él hizo por nosotros.


La próxima vez que te sientas triste porque alguien a quien amas no parece muy interesado en tu bienestar, detente. Ora para que Dios te ayude a quitar tu vista de ti mismo.

¿Quieres que tu amistad con esa persona crezca? ¡Eso es maravilloso! Sé amigo. Ora por ella, bendícela. Presta atención a cómo esa persona expresa su cariño. A veces pensamos que las cosas que nosotros apreciamos son las que todo el mundo aprecia.

Unos prefieren recibir mensajes de texto, mientras que a otros les encantan las visitas sorpresa. Mientras que unos aman recibir detalles de regalo, otros valorarán mucho más tu compañía por un par de horas.


Si has nacido de nuevo, eres llamado amigo de Dios. ¿Qué cosa puede ser mejor que eso? No necesitas de la aceptación de nadie más. Ahora eres libre para dar ese amor sin medida.

Ya puedes dejar de buscar amigos, y mejor ser amigo.


One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.