Retroalimentaciones efectivas

Retroalimentamos para compartir nuestra opinión sobre lo que a nuestro juicio se está haciendo bien o se debe mejorar, esto se hace con el objetivo de motivar y fomentar la mejora continua.

La retroalimentación debe tener una preparación previa, debido a que si se hace de forma improvisada, el estado emocional en el que se encuentre quien retroalimenta le puede producir cegueras afectando su objetividad.

Una mala retroalimentación puede deteriorar la confianza, las relaciones y la motivación, produciendo el efecto contrario al deseado.

Dado lo anterior, podemos afirmar también que retroalimentar es un ejercicio que requiere compromiso y responsabilidad debido al impacto que puede producir en la conducta y el ser, de quien es retroalimentado.

Sandwich Feedback

Cuando damos una retroalimentación debemos hacerlo con el objetivo de mostrar a la otra persona nuestra opinión de acuerdo a nuestra realidad, no se trata de tener la verdad y mucho menos de imponer nuestra visión.

Este debe hacerse en un espacio seguro, de confianza y apertura que permita construir sobre las relaciones y resultados que se tienen, conduciendo a acciones positivas y que motiven a la acción.

Existen diferentes estrategias para retroalimentar, entre las mas populares se encuentran la técnica del sandwich feedback.

Esta técnica propone, iniciar la conversación comentando lo que se está haciendo bien (el pan), después, mencionar lo que se debe mejorar (la carne), y terminar la conversación con otra porción de pan, en este caso resaltando los aspectos positivos del desempeño en general.

Este tipo de retroalimentación, como muchos otros, se enfocan en enmascarar o reducir la incomodidad que produce tener que transmitir y recibir críticas.

El objetivo de una retroalimentación efectiva no es criticar, acusar o resaltar los aspectos por mejorar. Debe siempre ser, orientar y ayudar a la otra persona a crecer, mejorar, motivar y desarrollar nuevas competencias y habilidades.

Feedback Wrap

Esta es una práctica del Management 3.0 que brinda herramientas a los directivos y líderes que se enfrentan al desafío de retroalimentar a su equipo de una forma procesable.

Desde mi experiencia, puedo afirmar que esta práctica tiene un enfoque más humano, que se centra en la persona. Ayuda a enfocarse tanto en la mejora personal como en la mejora sistemática.

Para elaborar el feedback wrap se debe seguir la siguiente receta:

  1. Describe tu contexto: Menciona con el mayor detalle posible aspectos del entorno y situación desde la que se percibió el hecho.
  2. Lista tus observaciones: Escribe todo lo que observaste, no solo lo malo. No señales o busques culpables.
  3. Expresa tus emociones: Para cada observación asocia las emociones que sentiste en ese momento.
  4. Ordena por valor: Prioriza lo que listaste, y comparte el valor que esperas obtener de cada hecho.
  5. Termina con sugerencias: Permite a la persona descubrir que se necesita hacer para cerrar la brecha que hay entre las necesidades y los hecho, y has sugerencias o pedidos que le permitan avanzar, justificando para que das retroalimentación y haces ese pedido.
  • Bonus: Si bien no hace parte de la propuesta de Jurgen Appelo, considero que aporta valor incorporar en el proceso de retroalimentación, para cada hecho, la opinión o interpretación de lo que a nuestro juicio generó la situación a retroalimentar.

A continuación presento un formato propuesto con un ejemplo sobre cómo retroalimentar efectivamente usando la técnica del feedback wrap.

Formato propuesto para retroalimentar efectivamente

Recomiendo desde el principio aclarar que las observaciones que se comparten son opiniones personales y no se trata de verdades absolutas, y continuar describiendo el contexto y las emociones desde las cuales se percibe la situación sobre la que se quiere retroalimentar.

Esta estrategia la he usado con mi equipo de trabajo con muy buenos resultados, ya que permite generar una cultura donde la retroalimentación se entiende como un regalo y no como un regaño.

El feedback wrap facilita los espacios de retrospectiva para impulsar la mejora continua del equipo en lugar de atacar defectos o buscar culpables.

Uno de los desafíos más grandes que tienen los líderes de equipos es el de gestionar lo negativo y transformarlo en positivo. Te invito a preparar y regalar feedback wrap en tus próximas conversaciones de retroalimentación. También puedes practicar, regalándome feedback wraps sobre este u otros de mis artículos.

Referencias

[1] https://management30.com/practice/feedback-wraps/

[2] https://wolfproject.es/la-importancia-del-feedback-positivo-en-el-equipo-el-metodo-de-la-hamburguesa/

[3] https://www.gestion.org/que-es-el-sandwich-feedback/