Nuevo Fitbit Versa o cómo el Apple Watch se esta comiendo el mercado

Todos los que me conocen lo saben: desde que me puse un Fitbit en la muñeca por primera vez no he querido quitármelo. Incluso a día de hoy todos los nuevos modelos de la compañía me acompañan midiendo mis pasos, calorías quemadas, ritmo cardíaco e incluso la calidad de mi sueño.

Photo: Fitbit

La compañía norteamericana presentó la semana pasada el nuevo Fitbit Versa, un nuevo smartwatch de diseño que pretende hacerle la competencia al Apple Watch después del enorme daño que este último ha hecho al mercado de los wearables. El modelo de Apple es sin duda el más vendido, y después de haber podido probarlo entiendo por qué: es con diferencia el más completo, el más bonito y su diferencia de precio no es tan grande con otros modelos de Fitbit.

Versa llega así con un diseño renovado para hacerlo más atractivo (recordemos que el Ionic, presentado en IFA 2017, no era de los más relojes más bonitos), nuevo sistema operativo Fitbit OS 2.0 con más funciones de smartwatch y mejoras en los elementos de medición de actividad además de en la batería.

Fitbit quiere acercarse al mundo de los smartwatch

La compañía no pasa por sus mejores momentos tras la llegada de otros grandes competidores como Apple entre otros fabricantes. Los que quieren un dispositivo de diseño con funciones de smartwatch y medidor de actividad buscan el Apple Watch, mientras que quienes buscan un medidor de actividad realmente potente y preciso se encuentran de cara con los modelos de Garmin, por ejemplo.

Photo: Fitbit

El nuevo Versa ofrece lo mismo que el resto de modelos Fitbit anteriores: medición de actividad y ritmo cardiaco 24/7, datos de sueño incluidas las fases de este de forma automática, compatible con todos los smartphones del mercado, un diseño plano y elegante en diferentes acabados e incluso correas intercambiables. Lo que llega nuevo es la compatibilidad con Deezer para escuchar música desde nuestro smartwatch (esto ya lo tenía el Apple con Apple Music), pagos desde el reloj con Fitbit Pay (esto ya lo tenía Apple con Apple Pay), respuestas rápidas a nuestras notificaciones con smartphones Android (esto ya lo tenía Apple con watchOS) y múltiples aplicaciones que podemos descargar a través de una tienda integrada y que son compatibles con los modelos Versa e Ionic (esto también lo tenía Apple con la App Store).

Como veis, no tenemos nada nuevo que no hubiésemos visto ya en otros modelos y en especial en el Apple Watch. De aquí que sea su competencia más directa, y que vaya perdiendo contra ella: Apple esta siendo más rápido en integrar novedades que permiten interaccionar al Watch con su ecosistema, sin embargo Fitbit va más despacio porque todo tiene que hacerlo en colaboración con empresas externas; ellos tienen los dispositivos, el resto de funciones dependen de otros agentes externos.

No nos engañemos, Fitbit aún guarda cosas muy muy buenas

Photo: Fitbit

El secreto de la compañía ha estado desde el principio en como mide, analiza y muestra los datos deportivos. Hace lo mismo que el Apple Watch en valores de medición, pero la forma de analizarlos es extremadamente más cómoda y sencilla en la app de Fitbit: todo el control del reloj y los datos que recoge quedan unidos en una misma app; a diferencia del Apple Watch que tiene varias apps en función de lo que queramos hacer.

Personalmente me parece que los retos e insignias que podemos completar solos o con amigos, el como se muestran los datos a través de unos sencillos círculos que podemos ver en un único vistazo e incluso el trackeo automático del sueño sin que tengamos que pulsar ningún botón es lo que le da diferencias tan tan positivas a Fitbit y que pueden hacer a un usuario decidirse por los dispositivos de la compañía como es mi caso. El Apple Watch me ha encantado, pero pienso que no es para mi (es algo que ya os contaré en otro momento); los trackers de Fitbit cubren todas mis necesidades y por ello los elegiría respecto a los de la marca californiana.

Fitbit además ha incluido un nuevo sistema perfecto para las mujeres que les permite controlar su periodo de una forma precisa y a golpe de muñeca. Un añadido extra que viene directamente con el reloj y que seguro que le viene muy bien a más de una para saber cuando se acerca su periodo de ovulación, mejorando así la información sobre fertilidad que tan importante resulta ultimamente.

199€, ese es el secreto

Cuando Fitbit presentó el Ionic sabíamos que iba a ser un auténtico desastre en ventas: 349€ fue el precio de mercado y sabiendo que por el mismo precio ya tenemos un Apple Watch Series 3 la gente se decidió enormemente por este último.

Versa llega al mercado en abril por un precio de 199,95€ en los modelos de caja plateada, negro y oro rosa. A parte, tenemos dos ediciones especiales con correas de nailon que llegarán al mercado por 229,95€. Este lanzamiento hace un derribo completo respecto a la política de precios que seguía hasta el fabricante: el smartwatch se acerca en precio de lanzamiento al Fitbit Alta HR, a pesar de que este es muchísimo más potente en todos los aspectos.

Photo: Fitbit

Por supuesto, no se olvidan de las correas intercambiables en varios materiales: las tenemos en formato deportivo de un material plástico perfecto para estas situaciones y en 5 colores diferentes, en piel de alta calidad con 4 diferentes colores y en acero inoxidable tanto de eslabones como de malla de metal (estilo milanesa).

Mirémoslo por el lado bueno: el precio ahora es inferior y han conseguido un reloj que personalmente me parece muy interesante en cuanto a diseño y prestaciones. Apenas quedan unas semanas para su puesta a la venta y os prometo que, en cuanto este en mis manos, os contaré mucho más sobre él.

¡Nos vemos pronto! :)