No falles rápido. No falles temprano. Solo no falles.

Publicado originalmente por Emre Sokullu en VentureBeat.

Una cosa que siempre me ha intrigado acerca de Silicon Valley es lo fácil que es despedir productos, inversiones y sudar con la mentalidad de “falla rápido, falla a menudo”. Claro, esto nos permite tener una cultura experimental y de aprendizaje rápido. Pero tiene que haber un equilibrio.

Titulares como “Fallar Barato”, “ Fallar rápido”, “Experimenta. Falla. Aprende. Repetir.” en los medios tecnológicos y los blogs de líderes de pensamiento, e incluso en camisetas, fomentan una cultura de abandono. Y los artículos post-mortem son una nueva forma de celebrar su fracaso. Pero algunas de las mejores compañías que existen, como Google y Facebook, se crearon en momentos en que las respetadas autoridades de su época descartaban en gran medida sus categorías. Si se hubieran dado por vencidos, nuestro mundo se vería muy diferente hoy.

Tomemos a Facebook como ejemplo: antes de que fuese un éxito, Google había declarado: “la publicidad en las redes sociales es un desafío” basándose en su experiencia con MySpace. Google, en sí, salió en un momento en que los motores de búsqueda fueron menospreciados en términos de monetización. Hoy, Asana y Slack están tratando de surgir en el mercado de software de colaboración en un momento en que su hermano mayor, 37Signals (ahora Basecamp), todavía sigue luchando por tener una salida en bolsa que no se ve al horizonte.

Para resumir: las grandes ideas requieren tiempo y reiteración, y rendirse temprano, fracasar rápidamente puede no ser siempre la decisión correcta, a pesar de lo que parecen las primeras señales y lo que dicen los líderes/inversionistas de opinión. Como dijo alguna vez Steve Jobs en su discurso de graduación de Stanford: “Tienes que confiar en algo: tu instinto, tu destino, tu vida, tu karma, lo que sea. Este enfoque nunca me ha fallado, y ha marcado toda la diferencia en mi vida”.

No estoy diciendo que renunciar siempre esté fuera de discusión. La mayoría de las ideas no son tan brillantes y las primeras señales que recibe pueden ayudar a evaluar la probabilidad de éxito. No hay una respuesta fácil a la pregunta de cuándo y dónde rendirse.

El método “arroje todo a la pared y vea qué pega” es demasiado costoso para la mayoría de los empresarios, a menos que sea un capitalista de riesgo, un empresario rico que participe en una segunda/tercera ronda o el gerente de una innovación corporativa brazo.

Para el resto de nosotros, aquí hay algunos patrones de cambio que pueden aplicar cuando su crecimiento se ha estancado o cuando no es tan rápido como se espera:

1. Prueba y cambio

Cambia el producto, realiza muchas pruebas A/B, cambia la audiencia a la que le está vendiendo. El cambio y la reiteración son de lo que se tratan las startups. Si no estás haciendo todos los cambios que puedes hacer para ganar, seguramente no lo mereces.

2. Prueba nuevas plataformas

La tecnología avanza más rápido que nunca hoy en día, y los nuevos medios y plataformas siguen surgiendo. Si tu producto no puede ganar en un determinado medio/plataforma, invierte tu talento técnico y tus conocimientos en uno nuevo. Por ejemplo, más o menos al mismo tiempo las redes sociales privadas como Ning y Grou.ps perdieron su propósito general de crear grupos al estilo Facebook, había un nuevo medio (móvil) que estaba emergiendo, y Whatsapp lo conectó con un producto simple y limpio. Esa fue ciertamente una oportunidad perdida para Ning y nuestro propio Grou.ps.

3. Aplicar la fuerza bruta

Box.com lo hizo, y tú también puedes hacerlo… si eres un mago como Aaron Levie, y puedes ganar el negocio de patrocinadores muy, muy pacientes, fuertes y valientes. Cuando Box.com se estaba preparando para su IPO, sus tablas financieras no se veían bien para muchos. Sin embargo, los patrocinadores jugaron a largo plazo y forzaron brutalmente el crecimiento al recaudar una gran cantidad de capital. Eso se produjo a expensas del control de Levie sobre la compañía, pero mantuvo a la compañía funcionando con un escudo de guerra como ningún otro y le dio la oportunidad de ganar el mercado y ganar más clientes empresariales. Con suficiente efectivo y paciencia, hay muchas empresas de SaaS que pueden ganar. Las métricas requieren mucha paciencia, y no es fácil convencer a los inversores de que pueden lograrse. Decir no a una oferta de adquisición conlleva a un camino muy largo.

4. Enfoque

Cuando nos fijamos en los años de Apple después del regreso de Steve Jobs, vemos que lo que hizo fue reorganizar la empresa para enfocarse en “lo que alguna vez se pensó” una misión más pequeña. Jobs aprovechó su relación con Pixar y la tecnología de Apple, los músculos de desarrollo de negocios y la base de usuarios de moda, para centrarse en la música, un nicho pasado por alto por Microsoft en su día. Luego comenzó a desplegar la visión más grande que había cultivado durante esos años difíciles en NeXT. Ahora puedes pensar “pero eso es Apple, aquí estamos hablando de la transformación de una empresa pública”. Si bien es cierto, también es aplicable a empresas pequeñas y nuevas empresas. Solo echa un vistazo a tus usuarios. ¿Qué hacen los usuarios, cuál es la categoría más activa en tu base de usuarios y cómo puedes aprovechar tu tecnología para atenderlos mejor? Calcule el camino más corto hacia el éxito para esa pequeña muestra, incluso si eso puede desactivar a los usuarios en otras categorías. Porque no hay nada peor para una pequeña empresa que estancarse.

5. Dale tu producto

Tesla lo hizo con Mercedes-Benz, y de nuevo, es posible que también puedas hacerlo. Se dice que hubo un momento en que Tesla estaba teniendo dificultades para obtener efectivo, se acercó a un grupo de fabricantes de automóviles, y Mercedes-Benz obtuvo ciertos derechos sobre la tecnología de la batería de Tesla a cambio de una participación en el capital. En una escala más pequeña también, puedes dar parte de tu producto/tecnología a una compañía más grande a cambio de un flujo de efectivo que te sustente y te dé más oportunidades de éxito. El hecho de que no esté funcionando tan bien como se espera ahora, no debería significar que debas hechar por la borda todas las inversiones realizadas hasta la fecha. Independientemente de lo que la prensa técnica te indique acerca de que a los inversores les gusta las personas con experiencia fallidas, les gusta tener más a gente con experiencia de éxito, así que continúe mientras pueda.

6. Haz un pivote completo

El paso de Paypal de una solución de seguridad a lo que es hoy es un buen ejemplo de un pivote completo. Pero no vayas más allá de eso (todavía estaba relacionado con el pago), y si vas a hacer esto, asegúrate de hacerlo desde el principio.

Si bien estas son algunas de las estrategias de respuesta más básicas, cada caso es único, y debes encontrar tu camino hacia el éxito. Se creativo y no te des por vencido fácilmente, asegúrate de alcanzar tus límites. La persistencia no siempre es una receta para el éxito, pero al menos, es una virtud.

E incluso si vas a dejar de hacerlo, hazlo después de asegurarte de haber hecho todo lo posible para crear un valor sostenible.

Emre Sokullu es fundador y CEO de GymGroups (anteriormente Grou.ps), una de las primeras compañías en el espacio de redes sociales privadas. También es inventor y posee patentes de inteligencia artificial (reconocimiento de patrones, representación de conocimiento, traducción automática) y redes sociales. Inicialmente viajó a los EE. UU. para trabajar en el Proyecto Wordnet de la Universidad de Princeton, pero luego se quedó para perseguir sus aspiraciones.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.