Laudato Si

“La Tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería”

Laudato Si es la encíclica escrita por el Papa Francisco, dado que la anterior fue realizada junto a Benedicto XVI, en la que nos muestra la importancia del cuidado del ambiente; el que tenemos que tener de nuestra “casa común” que es el lugar en el que todos vivimos y al que perjudicamos con nuestras acciones.

El Papa se involucra en el debate por el cambio climático, cuestionando el sistema de poder mundial. Resalta el deterioro ambiental de nuestro planeta e invita a una “revolución verde”.

El agua, como problema social y la desaparición de las especies son dos temas en los que Francisco hace énfasis a lo largo de los diferentes capítulos de este libro.

Asimismo, son varias las críticas que realiza hacia la calidad de vida que llevamos como habitantes de la “casa común”.

Este documento despertó varias voces a nivel mundial, dada la contundencia en la que el Sumo Pontífice llama a trabajar a todos, y sin mezquindades, para poder superar la crisis socio ambiental en la que nos vemos inmersos. Propone, como solución, una aproximación integral para poder combatir la pobreza, devolver la dignidad a los excluidos y cuidar simultáneamente a la naturaleza.

Francisco señala que la Iglesia no sólo debe intentar recordar el deber de cuidar la naturaleza sino que debe proteger al hombre en la destrucción sobre sí mismo. Entendiendo que si cada ser humano se cuida a sí mismo, eso provoca la preservación del ambiente como un todo. “Cuando todas las relaciones son descuidadas, cuando la justicia ya no habita en la tierra, la Biblia nos dice que toda la vida está en peligro”, versa en uno de sus capítulos.

Al finalizar la lectura, percibimos la invitación del Papa a involucrarnos con nuestro planeta y cuidarlo como a nuestra propia casa, haciendo de lo público algo propio.

Lic. Vanina Montes de Oca

Contacto Ciudadano en Fundación Argentina Ciudadana

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Mosaico’s story.