Nuestro comunicado acerca de la petición en oposición del Estadio en McKalla

El Himno de Austin no cree que esta petición afecte al estadio McKalla, ya que existe un acuerdo entre la Ciudad de Austin y PSV. Este acuerdo fue firmado por una clara mayoría del consejo de la ciudad, basado en la importante contribución de la comunidad a favor del acuerdo. A pesar de que varias entidades intentaron hacer el voto del estadio un tema político, el Alcalde, junto con los Miembros del Consejo que votaron a favor del acuerdo, fueron ganadores claros durante las últimas elecciones. Esto demuestra aún más el amplio apoyo de la comunidad para el equipo de MLS.

Nos preocupa que un “grupo” anónimo de 10 personas, con conexiones a IndyAustin y el PAC “Fair Play Austin” de Bobby Epstein, sigan siendo parte de la conversación pública. Es la misma colección reciclada de opositores, con otro nombre, intentando una vez más mantenerse relevantes después de haber sido claramente rechazados por la gente de Austin en las elecciones de noviembre. El astuto y negociado acuerdo del estadio de Austin se ha convertido en un catalizador positivo para avanzar el progreso y la discusión sobre una serie de problemas de Austin, incluyendo viviendas asequibles, transporte público, experiencias compartidas por todos los grupos demográficos de Austin, ya adquisición de servicios municipales que se puedan adaptar a nuestro tamaño actual y crecimiento futuro. Por otro lado, tenemos acciones proteccionistas en contra el fútbol relacionadas con COTA, en combinación con quiénes están dispuestos a usar mensajes engañosos y antisemitas, todos tratando de esconderse tras un grupo sin rostro que desea interrumpir el progreso sin asumir alguna responsabilidad. Esto no debería tener lugar en nuestra ciudad.

A pesar de que esta petición no tiene influencia alguna con respecto a McKalla, podría amenazar el desarrollo y crecimiento futuros de la Universidad de Texas y otros que buscan traer locales para entretenimiento y deporte a nuestra ciudad. También podría obstaculizar los esfuerzos de nuestro Consejo, debidamente elegido, cuyo trabajo es representar los mejores interéses de la ciudad. Estamos muy decepcionados de que este pequeño grupo continúe presionando este problema infructuoso, en lugar de tomar medidas positivas para ayudar a que Austin sea lo mejor que puede ser.