Si miramos demasiado cerca, esperando ver lo que vemos cada día, nos vamos haciendo ciegos y sordos a un mundo que retumba con fuerza.

Un mundo que es joven y será igualitario y respetuoso. Este tambor bate ya en lo profundo de la vida de los rebeldes.

Soy adicto a ese tambor.