No hay sueños, porque el soñador ha muerto

Queda la vida y la realidad

No es poco