¿Cómo sobrevivir a las reformas en la oficina sin acabar la semana de mal humor?

¡¡En BidAway.com estamos de reformas!! Y en pocos meses, tanto el edificio en el que nos ubicamos, como nuestras oficinas, lucirán mejor de lo que ahora lucen. Aun así, hace días (concretamente desde que empezaron las reformas) que vaga por la oficina un gran dilema existencial y que es el siguiente: ¿qué hacer cuando en tu oficina, en la que prácticamente pasas más tiempo que en tu propia casa, está en reformas? Esos penetrantes ruidos de martillos, sierras y destornilladores eléctricos que acaban perforándote la cabeza y hacen que los viernes te sepan a lunes.

Sí, lo sabemos. Sabemos que es un sacrificio que hay que asumir, y que para “presumir” de oficina, hay que “sufrir”. Así que, echándole humor y mucha imaginación, hemos elaborado una lista de 7 recomendaciones, consejos, sugerencias, o mejor llámalo como quieras, para sobrevivir al caos que provoca trabajar en una oficina en reformas.

1. Sentido del humor

Suena típico, pero es así. Sin sentido del humor difícilmente vas a poder sobrevivir. Sabemos que es horrible tener una reunión por Skype y que de fondo oigas el ruido del martillo, o peor aún, que estés intentando cerrar un contrato y escuchar al operario de obras gritándole a su compañero que está diez pisos más arriba. Pero somos humanos, y estás cosas pasan en las mejores familias. Así que sonríe y dale normalidad a la situación, seguro que las personas que están al otro lado de la pantalla también han pasado por este tipo de situaciones.

2. Hazte amigo de los operarios de obra

Estamos seguros, especialmente en los primeros días, que el concepto de amistad estará en la posición -5 dentro de una escala del 1 al 10. Pero te aseguramos que, con el transcurso de los días, poco a poco ese ranking irá sumando posiciones hasta el punto de cogerles un cierto cariño. Por experiencia propia, mejor que sea así, ya que vas a tener que convivir con ellos durante una larga temporada y no sabes en qué momento vas a necesitar que te den un respiro porque tienes una reunión o un asunto importante que atender en la oficina.

3. Tira de Spotify y de YouTube

Spotify, YouTube, móvil, mp4 o cualquier objeto que reproduzca música. Todo vale. Ellos se convertirán en tus salvadores en los momentos más críticos del día. Así que, ten a mano tu música favorita o aprovecha para descubrir a nuevos artistas o estilos de música porque la fiesta no ha hecho nada más que empezar ;)

4. Café o té

Otros de tus grandes aliados serán el café o el té. Cuando sientas que tu cabeza esté a punto de estallar, sírvete un buen café o un té. Ellos te darán el súper poder que necesitas para sobrellevar mejor el momento.

5. Siesta, ¿por qué no?

Nos encantan las siestas, lo confesamos. Pero con obras en la oficina, nos encantan aún más. Así que, tira de sofá, hamaca, silla o del mismísimo suelo porque la vas a necesitar. Un consejo: aprovecha las pausas de los operarios, dormirás mucho mejor.

6. El ruido también tiene sus ventajas

Aprovecha para contarle a tu compañero aquello que no quieres que el jefe escuche. Nunca falla ;) Bromas aparte, aprovecha los momentos de mucho ruido para tomarte un respiro, dar un corto paseo alrededor de la oficina o hablar con tus compañeros. Seguro que vuelves al trabajo con energías renovadas y con muchas más ganas.

7. Nunca creas en la fecha del final de la obra que te dijeron en un primer momento

Por todos es sabido, que la odisea de las reformas en la oficina tiene una fecha de inicio y otra de final, y es ésta última la que nos hace llevar un poco mejor la situación. Pasan los días, las semanas, los meses, y poco a poco ves que se va acercando el fin… Pero cuando estás a 8 días para que todo acabe, te llama el jefe de obra a la puerta de la oficina y te dice lo que llevas temiéndote casi desde el primer momento: — lo siento, las obras se alargarán unas semanas más — Es aquí, cuando echas mano del consejo número 1, adornas la situación con altas dosis de buen humor y le respondes con un: — tranquilo, no pasa nada — terminando la conversación de una manera cordial. En la oficina parece que se haya parado el mundo, pero no hay nada que un buen café no pueda arreglar. Así que, café en una mano y croissant en la otra, le ponemos un poco de música al momento y recordamos punto por punto la lista que acabamos de compartir con todos vosotros. No nos queda otra, así que bon appetit!


👏👏 ¿Te ha gustado este artículo? Pulsa el botón de ‘Aplausos’ para ayudar a que esta historia crezca y compártela con tus amigos :)

Si quieres saber más sobre nuestra startup, puedes visitar nuestra página web o ver lo que estamos publicando en Facebook, Instagram y Twitter.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.