‘Gris’, 2ª parte: ‘The Groundhog Day’

Matices y novedades quince días después de la publicación del artículo ‘Gris’

Benjamí Villoslada
Jul 20 · 11 min read

[Versió en català al meu blog]

Después de publicar ‘Gris’ hice el traspaso formal de la Dirección General al nuevo Director, Ramón Roca.

Roca sí tiene perfil técnico — en cuanto a tecnología digital — además de administrativo. No tuve esta impresión al leer la prensa y y debería recordar lo que digo a menudo: suele haber una considerable diferencia entre la realidad y lo que dice la prensa.

Crítico

Durante el traspaso repetí las ideas de ‘Gris’. Dije que había sido crítico y seguiría siéndolo porque la situación era crítica.

Si te echan de una empresa, lo más prudente es guardar silencio. Ya espabilarán. Si no tienen visión digital cerrarán, y otras empresas les sustituirán. No es tan importante. Apenas habrá efectos negativos para la ciudadanía, que no perderá oferta ni posibilidades.

La cosa cambia cuando se trata del gobierno, que tiene una gran responsabilidad pública y la obligación de ser transparente. Estuve allí y lo entendí. Ahora sería una irresponsabilidad esconder los errores y las soluciones que la alta política no quiso ver ni aplicar. La miopía digital del Govern no hará que desaparezca, dejando espacio para la una competencia capaz de satisfacer las necesidades digitales de la sociedad. El cambio no llegará por la competencia sino por nuestra insistencia. Simplemente quiero que tengáis información y argumentos a la hora de reclamar nuestro futuro digital.

Mi insistencia no es sólo la obsesión de un informático freak (o no). Yuval Noah Harari no es informático, sino historiador, y ha publicado un libro que recomiendo siempre que puedo: “21 lecciones para el siglo XXI”. Es una obra donde el autor acierta qué significará la tecnología digital, pero quizás se equivoca en las soluciones. Copio un par de fragmentos para que podáis captar su tono:

“La disrupción tecnológica ni siquiera es uno de los temas principales de la agenda política.

[…]

La gente normal puede que no entienda, de inteligencia artificial y biotecnología, pero pueden notar que el futuro les está pasando de largo.

[… ]

Es indudable, sin embargo, que las revoluciones tecnológicas ganarán impulso en las próximas décadas y harán que la humanidad se enfrente con las pruebas más duras que hemos tenido que sufrir nunca. Cualquier relato que busque ganarse la fidelidad de la humanidad deberá demostrar ante todo su habilidad a la hora de gestionar las revoluciones gemelas de la infotecnología y la biotecnología. Si el liberalismo, el nacionalismo, el islam o algún nuevo credo quiere dar forma al mundo del año 2050, no tan sólo tendrá que encontrar sentido a la inteligencia artificial, los algoritmos de datos masivas y la bioingeniería … también lo tendrá que incorporar todo en una nueva narrativa que tenga sentido.

[…]

El desafío con que se enfrenta la humanidad en el siglo XXI, ante la infotecnología y la biotecnología, es probablemente mucho mayor que el desafío que representaron en la era anterior las máquinas de vapor, los ferrocarriles y la electricidad. Y visto el inmenso poder destructivo de nuestra civilización, no nos podemos permitir más modelos fallidos, guerras mundiales y revoluciones sangrientas. Esta vez, los modelos fallidos podrían tener como resultado guerras nucleares, monstruosidades genéticamente modificadas, y un colapso total de la biosfera. En consecuencia, tenemos que hacerlo mejor que cuando nos enfrentamos con la revolución industrial.”

La situación es grave y por eso insisto e insistiré.

El traspaso

El nuevo Director General de Modernización y Administración Digital (DGMAD) estuvo de acuerdo con la necesidad de estructura de Govern dedicada a la Sociedad Digital, y que tenía suficiente peso y carácter para no ser un satélite de Industria ni de Innovación. De hecho, tanto él como yo hicimos la mayoría de aportaciones sobre lo digital a los programas electorales de nuestros partidos, PSIB (PDF) y MÉS per Mallorca (PDF). Luego, no hemos visto nada sobre Sociedad Digital en los Acords de Bellver para la legislatura 2019–2023. Usaron la marca “Sol y Datos”, pero no incluyeron ninguna medida para que sea realidad poder pasar de una economía de “sol y playa” a otra de “sol y datos”.

En cuanto a la Administración Digital, repetí las ideas escritas en ‘Gris’: es errónea la estructura creada para conseguir soporte funcional; es urgente que todo el personal informático del Govern esté bajo una dirección general tecnológica; el peso tecnológico es grande y el foco no puede estar en la Administración Digital.

De hecho, será muy difícil que algun logro en Administración digital tenga repercusión. Se trata de un trabajo de fondo tan complejo como gris.

Por ejemplo, si explican que tenemos un archivo digital para custodiar todos los documentos digitales del Govern, la respuesta será “¡¿Todavía no lo teníamos?!”. Pues no; no existió hasta el otoño de 2016. Harán falta varias legislaturas para que de servicio a todas las Conselleries.

En el acto de toma de posesión, algunes Conselleres y Consellers dijeron que era prioritario que la ciudadanía se pueda relacionar digitalmente con la administración; supongo que estaba en el guión común. El hito está a punto, lo dije el 24 de mayo en Twitter:

Al Twitter

En 2015, alrededor de un 50% de los trámites eran digitales; en 2019 el 100% lo será. Lo hacemos posible con la nueva plataforma SISTRA2, moderna y ágil para que el trámite digital sea más fácil para todos. La Administración Digital es # LaTevaDecisió

Cuando llegue el momento, habremos conseguido algo que dice una ley publicada el 22 de junio de 2007 (la 11/2007). ¿Puede el Govern anunciar en 2019 que por fin cumplió una ley del 2007? Sí, con 12 años de retraso. No; la noticia da para poca cosa más que la brevedad de un anuncio en las redes sociales.

Por cierto, en la reunión interna donde pedí poner en marcha — por fin — los trámites “Instancia Genérica” y “Trámite Plantilla”, una funcionaria me interrumpió. Yo no podía decir que — por fin — el 100% de los trámites es digital. Lo sé si soy estricto, pero no siempre toca serlo. En realidad, se trata de que gracias a dos nuevos trámites ahora la ciudadanía podrá ejercer su derecho, desde 2007, a relacionarse 100% digitalmente on la administración. En el tuit, no cambié mi forma de transmitirlo a la ciudadanía porque quise que tenga claro qué derecho podrá ejerce. Tampoco diré, por lealtad institucional , qué argumentos y obstáculos hicieron que ese paso se retrase 12 años a pesar de que estaba codificado en SISTRA1 cuando llegué al Govern el 2015.

Menciono el caso del parágrafo anterior para ilustrar que el avance lento de la Administración Digital no es sólo una cuestión tecnológica. De hecho, la tecnología suele ser es un freno de sólo un par de meses, pero el resto no-tecnológico es un freno cultural que a menudo pide todo un recambio generacional.

Eso sí, la tecnología será un freno para el Govern, y grande, si sigue perdiendo el peso y la gobernanza que explico en ‘Gris’. La tecnología ya no es una herramienta, como en los 90, sino un fin que debe seducir — y arrastrar si es necesario — todo el Govern.

La identidad soberana (o SSI o BYOI) es el siguiente avance importante, tan grande como las redes sociales, pero todavía es demasiado incipiente para que se entienda. En este momento una nueva identidad digital sólo — el “sólo” es un sarcasmo — es un proyecto claro para un laboratorio que ensaye la siguiente revolución digital del Govern. Tener dos laboratorios, uno para producción y otro para desarrollo, es algo imprescindible que está en mi Plan Director, pero no en los planes actuales del Govern de las Illes Balears.

La petición de las Conselleres y Consellers durante la toma de posesión — que la ciudadanía pueda dirigirse digitalmente a la Administración — es una carencia histórica que quedará resuelta dentro de un par de meses — por fin. Que la tecnología diseñada y programada para hacerlo posible pueda crecer y no se pare, que no colapse, depende de cambios importantes y urgentes en la organización del Govern. De momento, nadie tiene planes para mantener la pieza más importante: el talento digital. No está previsto en la nueva DGMAD ni tampoco para la sociedad, a través de una históricamente inexistente Dirección General de Sociedad Digital.

Que los Consellers y las Conselleres hubiesen pedido Gobierno Digital, y no Administración Digital, eso sí habría sido un buen síntoma.

Gobierno Digital

Porque la Administración Digital es gris, en el Plan Director hablo de Gobierno Digital. Lo hago porque creo que sí tiene interés. Mientras que la Administración Digital es lo que sucede con 12 años de retraso, el futuro está en el Gobierno Digital. Consiste en que el análisis del dato, generado por la Administración Digital, que sirva a la hora de dar respuestas a los problemas de la ciudadanía.

El Gobierno Digital está implícito en una conocida frase de Jorge Wagensberg:

“Cambiar de respuesta es evolución, cambiar de pregunta es revolución”

La Adminsitración Digital sirve para registrar datos que puedan dar respuestas. Es sólo evolución. El Gobierno Digital está formado por personas que hacen preguntas. Obtienen respuestas precisas. Son posibles gracias al buen gobierno del dato. Eso es revolución.

Todas esas ideas y propuestas están en mi Plan Director, que me sirvió de guión durante la reunión de traspaso al nuevo Director General. También entregué el Plan Director.

¿Resentimiento?

Me dijeron que mis críticas pueden parecer resentimiento. No lo pensé. De hecho, nunca sé cómo me leerán. A menudo pienso que debería lanzarme al podcast, porque tras más de 10 años de radio nadie me interpretó mal. La voz sí expresa el tono real. Por escrito es muy difícil transmitirlo.

En parte, arriba matizo si lo mio es crítica responsable o resentimiento. Se trata de un gobierno, no una empresa, y creo que es una cuestión de responsabilidad no esconder los errores graves que he visto y expuesto, pero que la alta política no quiso ver ni resolver.

Cuando ejercía de Director General no tenía sentido que criticase en público nada de mi área porque mi trabajo era detectar problemas y buscar soluciones. Están todas en el Plan Director.

Como Director General, podía decir qué problemas encontré, pero no era una crítica sino una muestra de que era consciente de la necesidad de dar soluciones. En realidad ahora estoy haciendo algo parecido, que consiste en exponer problemas y proponer soluciones.

Estoy razonablemente satisfecho de las soluciones que encontré. De hecho, descubrí que mi Plan Director estaba basado en las 10 tendencias en eGovernment que Gartner había detectado. Tras dos años observando los problemas de un gobierno y buscando soluciones, haciendo ‘thinking outside the box’, mi visión era prácticamente idéntica a la de los analistas de Gartner. La serendipidad surgió durante el primer Foro Autonómico, al cual nos invitó el Gobierno Vasco y Gartner. Nos pidieron una presentación que incluyese una diapositiva diciendo para qué estábamos allí. La mia fue esta:

Aquella edición del foro me sirvió para saber que el futuro del Gobierno Digital de las Illes Balears estaba bien enfocado.

Las 10 tendencias en eGovernment según Gartner y que están en mi Plan Director:

  1. Tener un CIO (o CDO) con una visión 360º de la política digital del Gobierno
  2. Tener una organización compartida de personas profesionales y servicios
  3. Gestionar estratégicamente los proveedores (Strategic Vendor Management)
  4. Capacitar digitalmente toda la organización
  5. Seguir las tendencias: innovar con blockchain, asistentes, inteligencia artificial, deep learning, etc.
  6. Desarrollar una arquitectura basada en plataformas y aplicaciones; desarrollar plataformas no monolíticas
  7. Dar un servicio de extremo a extremo (End-to-end Service)
  8. Dar servicios avanzados de seguridad
  9. Tener un Gobierno del dato (Analytics)
  10. Mantener la gobernanza (Leadership & Governance)

Creo que explicar qué problemas vi y las soluciones que encontré también sirve para encontrar un nuevo trabajo. El trabajo de un directivo es detectar problemas y obstáculos, encontrar soluciones y atajos, hacer un ‘think outside the box’ para orientar cual será el siguiente paso de la organización.

Estoy convencido que el relato (el ‘storytelling’) profesional tiene más valor que los aburridos Curriculum Vitae. Esta vez puedo publicar un relato porque mi trabajo era público y transparente; el registro seria otro si hubiese trabajado para una empresa privada.

No es resentimiento sino una oportunidad, y la aprovecho.

MÉS per Mallorca

Era independiente cuando el Vicepresidente Biel Barceló me ofreció la Dirección General en julio del 2015. Acepté porque me sorprendió que su visión tecnológica estuviese por delante del peso político en el partido. Su proyecto prometía ser diferente, y lo fue.

Más adelante constaté que la transformación digital del Govern y la sociedad era algo muy importante para Biel Barceló. El día a día me condujo a la afiliación a MÉS per Mallorca para subrayar que la visión digital más avanzada de nuestro entorno sólo podía ser el resultado de un trabajo en equipo.

Gracias a Biel Barceló — de nuevo — conseguí aportar casi toda la parte digital del programa de MÉS per Mallorca para la legislatura 2019–2023, pero Biel no estaría en las negociaciones para formar el nuevo gobierno. Desde su dimisión, en diciembre de 2017, se limitó a un espacio a partir de la segunda fila.

Durante las negociaciones para formar el Govern 2019–2023, me di cuenta que lo digital no tenia ninguna importancia para la ejecutiva de MÉS per Mallorca. Nadie quiso ver ni seguir lo que Barceló empezó en el 2015. Me encontré completamente solo. No era ningún síntoma positivo que yo — y sólo yo — una y otra vez insistiera mucho en la importancia de lo digital, para el futuro, porque nadie me había preguntado ni consultado nada.

Llevo mal la cosa de ser un cero a la izquierda, llamadme raro, y la semana pasada me di de baja de MÉS per Mallorca. Mis convencimientos politicos — que siguen estando en su línea — no bastan para permanecer adherido a en colectivo que me hace sentir un predicador en el desierto.

Tampoco habría querido seguir a frente de una DGDT en el ambiente que tenemos ahora, si es que todavía alguien piensa que me alejo por no continuar-de-director-general-erre-que-erre. Se trata de una cuestión de ser útil o no serlo. No sólo para mi, sino también para la sociedad; es una colaboración.

Lo ilustra mi referencia a la película ‘The Groundhog Day’ en el título de este artículo. Seguir en la no-DGDT que tenemos ahora, habría sido volver al 2015 pero sin un líder como Biel Barceló, capaz de conseguir que el calendario avanzase. Sólo reviviría, una y otra vez, cosas sin solución que ya conocía. De vez en cuando algo podría parecer genial para las personas que pasaban por allí, pero jamás para mi, que estaría instalado en un bucle infinito. Incluso mortal:

Foto: Deadly Movies

[Versió en català al meu blog]

Muchísimas gracias por vuestra atención: la primera parte de ‘Gris’ tuvo casi 900 lecturas y 1.300 mi relato ‘Busco trabajo’ en LinkedIn.

PS: Por favor, leed “21 lecciones para el siglo XXI”. Sabréis que nos espera, aunque no acierte en las soluciones. Están por hacer y tú puedes formar parte de la solución.

Bitassa a Lloure

Bitologia recreativa

Benjamí Villoslada

Written by

Looking for a new job. Bitologist working in digital immersion. Meneame.net co-founder. Be yourself / siau qui sou.

Bitassa a Lloure

Bitologia recreativa

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade