Transformers: La tercera no es la vencida

La franquicia de películas de Transformers, liderada por Michael Bay y basada en la serie de figuras de acción del mismo nombre, es una de las pocas series de películas que ha logrado romper la maldición de la frase ‘’la tercera es la vencida’’, camino a su quinta entrega (Transformers: The Last Knight) en la pantalla grande. Esta franquicia ha probado ser exitosa a pesar de las numerosas críticas por parte de fanáticos del género y los llamados críticos expertos en la materia. ¿En qué radica entonces este éxito, y como ha triunfado esta serie donde las demás han fallado?

Podría ser por una serie de razones. Mucha gente no se preocupa por la calidad de la historia, o la coherencia de la trama de la película, o en este caso la estructura de la historia de toda la franquicia como tal. Muchas de las personas de la audiencia tampoco les importa lo diferente que esta serie de películas es a la serie original (muchos ni siquiera existían en los pensamientos de sus padres cuando dicha serie y la película animada tomaron por sorpresa nuestras pantallas en los 80s). Otras personas no se preocupan por aquellos personajes que se omiten de las películas. Al fin y al cabo, la mayoría de personas que pagaron su ticket para ir a ver una película de Transformers, solo quieren ver como un grupo de robots les patea el chasis a otro grupo de robots, viéndose cool en el proceso. ¿Y es esto algo malo? No, no lo es. La audiencia de estas películas solo quiere entretenerse y escapar de la realidad que muchos sienten los atrapa. Por tanto, lo que los llamados críticos expertos expresan, se vuelve obsoleto para las personas que disfrutan de Transformers.

Entonces nos topamos con una serie de películas que generan un millón de dólares en taquilla, cada una, a pesar del torrente de críticas que enfrentan cada vez que una nueva entrega sale al mercado. ¿Con esto quiero decir que cantidad es mejor que calidad? No, claro que no. Pero hay que aceptar que estas películas tienen un público — un target, y han sabido como llegar a dicha audiencia una y otra vez.

En conclusión, si bien la trama en cada entrega de Transformers no ofrece esa profunda conexión emocional que algunas personas esperan, estas películas saben como hacer llorar hasta el hombre más rudo cada vez que Optimus muerde el polvo. Dicho esto, la franquicia cae en la categoría de Popcorn Movie, que se refiere a aquellas películas que ofrecen más entretenimiento que una coherente y estructurada trama.

Más contenido de Black Ink Pictures:

Facebook: https://www.facebook.com/blackinkpictures/

Medium: https://medium.com/blackinkpictures