Imagen extraída de: circulotne.com

Economía azul: trabajar con la naturaleza y no en contra de ella

Este lunes 19 de septiembre estuvo por nuestro país el fundador de la economía azul, Gunter Pauli, quien realizó una charla y explicó a la audiencia los principios de esta nueva tendencia.

¿Qué es la economía azul?

Es un modelo de negocios sostenible y cien por ciento respetuoso con el medio ambiente. Con esto, se busca responder a las demandas del mercado con producciones hechas de los recursos local y naturalmente disponibles.

Para poder lograr este objetivo, es importante realizar una observación detenida del sistema de trabajo de la misma naturaleza, el cual es completamente eficiente y sostenible en el tiempo. Entonces, la idea es replicar sus mejores prácticas y aprovechar al máximo posible todos los recursos que están disponibles.

Es decir, lo que se cree que es basura, aún es reutilizable. Todo está dentro de una cadena de valor que puede ser reciclado y destinado a crear nuevos productos.

Cambiar las reglas de juego sin avisar

Para poder triunfar con este modelo de negocios, es súper importante modificar la forma de hacer negocios para poder destacarse de la competencia y así generar un valor agregado. Además, la empresa debe generar múltiples beneficios sociales y ecológicos, además de tratar de disminuir a cero el daño a la naturaleza.

“Hay que ser como David cuando venció a Goliat, quien cambió las reglas de juego y no avisó que iba a lanzar piedras al gigante para poder vencerlo”, afirmó Gunter Pauli en su charla.

La naturaleza es el principal socio del empresario que es seguidor de este modelo económico. Es por eso que el emprendedor tiene que aprender a trabajar armónicamente con ella y no en contra del medio ambiente.

Gunter Pauli, fundador de la Economía Azul. Fuente: ABC.es

Para poder entender mejor este concepto, Gunter Pauli compartió unos ejemplos concretos de implementación este modelo económico en los procesos de producción y en nuestros estilos de vida:

Hojas de papel sin cortar un solo árbol:

Más conocidas como “papel piedra”, como su nombre lo dice, estas hojas son fabricadas principalmente a partir de polvos de piedras desechados de las minas. Este es un producto muy respetuoso con el medio ambiente, ya que para su elaboración no se utiliza agua, árboles, ni cloro.

Entonces, este es un claro ejemplo de cómo se puede producir productos necesarios para las personas, pero sin dañar los bosques, ni destruir el hábitat de cientos de especies que viven en ellos.

Para la realización del papel piedra se emplea el Carbonato Cálcico, el cual es extraído de canteras de caliza como yeso y mármol que pasan a convertirse en un polvo muy fino. Para hacer la mezcla con el que se obtiene el papel, al polvo de piedra se añade Polietileno grado 1, una resina no tóxica.

La isla 100% autosustentable:

El hierro, una isla de Canarias, ha logrado producir energía 100% renovable para toda la población, dejando atrás la necesidad de exportar electricidad de otras partes del mundo. Además, también han empezado a producir agua potable en la misma isla.

“Todo eso lo financiamos con el dinero que la población ya estaba gastando en la importación de estos dos servicios. Ahora, gracias a estas implementaciones, el dinero se queda en la isla y el movimiento económico ha crecido”, explicó el experto.

Además, los pobladores ya han empezado a cambiar los vehículos que funcionan con combustibles fósiles para dar lugar a los autos que trabajan con energía renovable.

Gunter Pauli resaltó que siempre es importante utilizar los recursos que ya tenemos, una y otra vez. Además, explicó que no es necesario crear nuevas tecnologías para implementar este modelo económico, sino utilizar las ya existentes y lo más importante es conectar varios elementos, para así poder lograr múltiples beneficios de triple impacto.


Si querés seguir leyendo sobre la economía azul, podés entrar a su página web y leer más información sobre el tema. Además, en el canal de Youtube de Blue Economy vas a encontrar varios videos de casos de éxito que implementaron este nuevo modelo económico.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.