La evolución de las empresas a través de las personas

Entrevista a Pedro Tarak

Durante el Día B tuve la oportunidad de participar de las dos actividades abiertas que se realizaron, el desayuno y el taller. En ambas pude escuchar a los invitados que vinieron especialmente para la ocasión: Sebastián Rodriguez y Pedro Tarak.

Mi objetivo era entrevistarlos a los dos, terminó el desayuno y logré hablar con Sebastián. Cuando ya todos se habían ido, el equipo de Koga y los invitados estaban reunidos en ronda ultimando detalles para la siguiente actividad y me llevé la primera sorpresa de mi encuentro con el cofundador de Sistema B Internacional.

Me quedé esperando que terminaran de hablar para preguntar cuándo iba a entrevistarlo a Pedro y él, sin que nadie le dijera nada se acercó y me dijo “Todavía no nos presentaron, no?”. Y así comenzó nuestra conversación.

Lo que en un comienzo iba a ser una entrevista de 12 minutos sobre las empresas B, terminó siendo una charla distendida sobre los más profundos temas del ser humano.

Fuente: http://www.larazon.com.ar/actualidad/Necesitamos-nuevo-ADN-economico_0_684900157.html

Pedro Tarak, un ser integrado.

Me gusta saber cómo se definen a sí mismas las personas que conozco, le hice esta pregunta a Pedro y muy pensativo me respondió: Persona uniendo lazos. Pero no se quedó ahí, me explicó el porqué de su definición:

Creo que mi historia personal es la historia de la integración, ya sea mía, de todas mis dimensiones, pero al mismo tiempo como integrando partes ahí afuera.” Me comentó que se reconoce como un ser espiritual, emocional, intelectual, biológico y que sí, necesita una economía para vivir pero en función de lo otro.

Fue todo como un toma de conciencia el llegar a reconocer que todas esas dimensiones tenían que estar todo el tiempo presentes y una vez que tomás conciencia empezás a crear y a soñar integradamente, por eso recién ahora siento que se me han integrado todas mis partes.”

Tres factores para descubrir la nueva genética empresarial

Le pregunté cuál fue el hito que lo marcó para emprender el camino de Sistema B, y sin dudar, me dijo que fueron 3 factores:

1. “Me di cuenta que la tierra tiene el concepto de límite ecosistémico planetario. Cuando vi el estado de salud de la tierra (el clima, la biodiversidad, el ciclo de nitrógeno) y que habíamos traspasado los límites, que no hay ingenio ni tecnología que puedan devolver atrás, eso me asustó.”

2. “En la COP 15 vi que ninguna de las delegaciones colocaba en la negociación el interés general global y eran todos los intereses nacionales que negociaban entre sí. Entonces dije: la política no va a dar respuesta, entonces.. ¿que hacemos? Estamos en el horno todos.”

3. “El tercer factor fue cuando tomé conciencia de que no era trascender solo yo con lo que hacía, sino también está el tema de la trascendencia colectiva, cómo trascendemos juntos.”

“Combinados estos tres factores me di cuenta que había que ir al ADN económico. Tenemos que llegar al origen para prevenirlo. La mayor parte de las decisiones humanas son económicas, no las más importantes, las más numerosas y ahí fue cuando dije tenemos que ir a la genética de las decisiones humanas y ahí decís ¿Por dónde empiezo? Las empresas. Y así fue.”

El lado B de las empresas

La definición de Pedro es simple: la empresa B es un tipo de empresa social pero que tiene estas características combinadas: la estructura de gobernanza modificada con el objetivo social ,la ampliación de la distribución fiduciaria, la certificación incluida y una marca colectiva.

Agregó que hay muchos modelos de empresa social como el modelo Yunus, el modelo legislativo jurídico de la empresa social italiana, entre otros.

“La empresa B reconoce las vocaciones infinitas de las personas, los sentidos existenciales y trascendentales infinitos de la persona y a partir de esos sentidos la innovación y la creatividad.”

Y agregó que si las personas de las grandes empresas viven este mismo tipo de experiencias es probable que las grandes empresas también se conviertan.

En cuanto a este punto comentó que ese fenómeno se puede ver en casos como el de Natura, que se hizo empresa B. Uno de los fundadores de Natura le contagió “ese espíritu” a Paul Polman de Unilever y él anunció el camino B en el Foro Económico Mundial, demostrando que es un “tema de personas”.

“No hay concepto de empresa, hay personas en empresas.”

Antes de hablar con él, me habían comentado que Pedro le preguntaba a la gente “¿Cuál es tu motivación?” Y como una confirmación de eso me habló sobre los “llamados íntimos”.

“Es muy interesante ver que va a haber un espacio en que vos vas a colocar tu sentido trascendental sin tapujo. Eso es lo que quiero. Quiero una economía también para mí, además que la gente trabaje y esté bien.”

Más que una revolución, una evolución

Finalmente le pregunté cuál es su aspiración última en torno a las empresas B: “Tengo la aspiración de que pueda vivir los cambios estructurales del sistema económico.

“Estamos hablando de la evolución de la economía, en vez de solo pensar fragmentadamente en una métrica, el bienestar, puestos de trabajo, ingreso per cápita, PBI; estamos empezando a pensar en todo eso combinadamente con inclusión social, con regeneración de la tierra, con creación de capital natural, capital social y al mismo tiempo en puestos de trabajo, ingresos, inversión al mismo tiempo.

Y cerró la conversación diciéndome: “Yo antes pensaba que esas cosas no las iba a ver, pero ahora estoy pensando que quizás algo de esto veamos.”

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Gisse Peralta’s story.