La Metamorfosis…la de Kafka, no la de Ovidio, menos la de Paquita la del Barrio.

Muy desocupado lector:

Por algunas de esas inexplicables y existenciales coincidencias del destino ( del universo, dirían otros) o por haber tecleado una “e” por una “a” en su equipo de computo, ha llegado hasta aquí, a este mamotreto de palabras y letras(sin sentido, dirán algunos) en el que se pretende dar a conocer algunas ideas que se me vienen a la mente sobre uno que otro libro que he leído. Pero no se angustie, mi leído amigo, recuerde el viejo adagio:

“No hay mal que por bien no venga”.

Estoy seguro que algún bien sacará al haber caído en este mal.

Para no ponerle en desventaja y a manera de advertencia, permítame el lector especificar mi intención de hacer algunos apuntes (¿qué adjetivo puede anteponer a “apuntes”?), burdos, si así lo desea, sobre cierto librín que he terminado de leer. El libro es “La Metamorfosis” y su autor es un tal Franz Kafka …de Austría-Hungría (hoy República Checa; mañana, quién sabe).

Y sí: yo también estoy de acuerdo con usted, mi omnisciente lector, “¿para qué escribir sobre un libro del que ya se han escrito miles de cosas ( y mejores, agregaría yo)?”. Recuerde, caro lector: usted llegó aquí por casualidad; llegó aquí de la misma manera en que, buscando cosas de valor en la vasta red, se termina llegando a “youtube” para ver vídeos de bufonadas y vídeos sin sentido, pero que divierten y al final nos arrancan una risa. Permítale, pues, ser a lo que lee hoy, aquí, esa bufonada que le provoque una risa, si no así por su contenido, al menos, sí por su forma.

Pero antes de empezar a “kafkiar” sobre la historia en cuestión, creo conveniente comentarle que la versión que hemos tenido oportunidad de leer, es la impresa en editorial Porrúa (¡bendita colección “Sepan cuantos”!) y que le acompaña otro relato del autor: “El Proceso”. Como ya se ha comentado en líneas arriba, es mi intención hacerme bolas escribiendo sobre “La metamorfosis”…luego, en otra entrada, y si aún tenemos ánimo, moral y ganas, nos atreveremos a comentar el contenido de “El Proceso”.

No sólo es angustioso, sino también, es entomológicamente agradable leer a Kafka.
Editorial Porrúa (1985); colección “Sepan cuantos…” No-467

LA METAMORFOSIS. Definitivamente de los escritos más interesantes que Kafka nos deja. Considerado como uno de los más importantes y gustados de la literatura, su íncipit es inmediatamente recordado por los lectores. La trama inicia con el protagonista, Gregor Samsa, dándose cuenta de que ha despertado una mañana convertido en un gigantesco insecto. Y es con esta primicia con la que Kafka se vale para describir las diferentes repercusiones que se tendrán en la familia de Gregorio. Ël era el miembro que sostenía, financieramente, a la familia (compuesta de sus padres, ancianos, y una juvenil hermana). Y ahora, con esta “metamorfosis”, las cosas se derrumbarán.

Pág.47

Muchas son las interpretaciones que se le han atribuido al relato: la crítica al sistema totalitarista de la época, que te castiga y te hace a un lado (como a los insectos) al alinearte ante (y por) el estado; la interpretación marxista, ya que, de tanto trabajo y preocupaciones laborales, en un momento llegas a enfermarte o convertirte en algo que produce asco, repulsión e, incluso, miedo; te alienas a tal punto de olvidar tu substancia humana, para convertirte en un sistema vivo menos complejo que un humano, el cual sólo responde a estímulos mínimos de supervivencia; y claro, también, la interpretación biográfica del autor, donde la relación de ésta con Kafka fue tensa y distanciada (no es casualidad el apellido que escogió el autor para el personaje principal: KAfKA-SAmSA).

Si ya ha leído La Metamorfosis, considerado lector, estaría enormemente interesado en conocer sus impresiones e interpretaciones de la obra. Las puede dejar por aquí (supongo yo), para poder tener una agradable “charla”, entre caracteres, sobre esta gran novela que se ganó un lugar entre los clásicos de la literatura.

Ahí nos leemos…


Algo de humor kafkiano:

El soundtrack de “La Metamorfosis” (img de Kafka cortesía fahrenheitmagazine.com)

Y es que Kafka nunca especifica en qué clase de insecto se tranformó Samsa, pero…

La chamba es la chamba (Img. de fondo cortesía Taringa)

Cuando se te cruzan las historias…