Blockchain y el fin de los instituciones

La aparición de Internet supuso la desaparición de muchos intermediarios innecesarios (lo que los anglosajones denominan “middelman”) y reconfiguró negocios e industrias. Pensemos en sectores como viajes, seguros, retail, software, banca,etc…hay un antes y después de Internet. La tecnología blockchain supondrá una nueva revolución digital con un impacto similar.

La tecnología blockchain en sus inicios estuvo ligada al bitcoin, una cryptomoneda que un programador anónimo bajo el nombre de Satoshi Nakamoto distribuyó el año 2009. Desde entonces bitcoin ha ido adquiriendo mucha popularidad principalmente por ser un medio de pago alternativo descentralizado y por tanto independiente de entidades financieras y reguladores como los Bancos Centrales. Actualmente los principales e-commerce mundiales como Amazon y Alibaba aceptan el pago con Bitcoins. También se ha visto salpicada por algunos eventos negativos como es la volatilidad de su cotización o el cierre de algunas empresas depositarias de estos bitcoins (el caso más sonado es el cierre en 2014 de MtGox). Con el tiempo, la atención ha derivado al potencial de la tecnología blockchain sobre la que se basa el bitcoin, y su aplicación en otros sectores más allá de las cryptomonedas.

Respondamos tres preguntas básicas que te debes de estar haciendo sobre el blockchain:

  1. ¿Qué es? Una forma de definirlo es como una base de datos distribuida y descentralizada. Esto implica que no hay un propietario único de los servidores donde se alojan como si pasa con tus datos en Facebook o Twitter, sino que la misma base de datos reside en múltiples servidores de diferentes organizaciones. Esta base de datos mantiene una creciente lista de registros ordenados, llamados bloques. Cada bloque tiene una marca de tiempo y un enlace a un bloque anterior lo que le confiere una seguridad infalible hasta la fecha.
  2. ¿Por qué es una tecnología interesante? Básicamente por tres aspectos: es open source, es descentralizado y es seguro. El hecho de que sea open source implica cualquier puede utilizarlo para crear sus propias aplicaciones sin depender de un vendor estilo Oracle por ejemplo. Qué sea descentralizado determina que no hay una institución central responsable de la misma, sino que es un sistema P2P dónde la base de datos reside en muchos ordenadores que ejercen de gestores y custodios. Y la seguridad porqué utiliza criptografía para asegurar que los usuarios sólo pueden editar las partes de la cadena de bloques que “poseen” al poseer las claves privadas necesarias para escribir en el archivo. También asegura que la copia de esta base de datos almacenada por diferentes custodios se mantiene sincronizada. En resumidas cuentas puede ayudar a descentralizar procesos, democratizar mercados y crear entornos más colaborativos.
  3. ¿Que aplicaciones puede tener? Actualmente el potencial es cuasi infinito. Básicamente en todos los procesos y negocios que es necesarios generar confianza. Éste fue el motivo principal por el que las las instituciones fueron creadas. Es por ello que existen los fedatarios públicos: para reducir la incertidumbre entre las partes. Y ahora esta confianza se puede construir con la tecnología blockchain. Por lo su aplicabilidad no entiende de sectores. Puede ser usado para la gestión de supply chain, la firma de contratos y garantizar su ejecución (pagos y condiciones), redes sociales descentralizadas (bye bye Facebook y Twitter), casas de apuestas P2P, generar nuevos modelos de negocio, etc… Lo dicho infinitas posibilidades.

Blockchain, junto con la inteligencia artificial y la realidad virtual son las tecnologías de moda. Todo el mundo habla de ellas como “next big thing”, pero en el caso de blockchain tiene temas para resolver antes de ser utilizado de forma masiva. Necesita que haya más aplicaciones basadas en su protocolo, más usuarios utilizándolas, menor complejidad en su uso, mayor liquidez en los mercados que crea. ¿Se acuerdan de la tendencia “paperless” de los 80’s que iba a acabar con las impresoras y el papel? Pues hoy se imprime más que nunca. La tecnología blockchain apunta buenas maneras y es una gran idea que me encantaría que fuese adoptada masivamente, pero me temo que llevará más tiempo del que pensamos. Es demasiado disruptiva, y la inercias son poderosas.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.