“El santo al cielo”, una de mis sorpresas de 2016 y nominada al Silverio Cañada

A punto de concluir 2016, llegaba una de las auténticas sorpresas dentro de la novela criminal -sea negra, policiaca o thriller, qué mas da- en este título con santoral incorporado en el que, desde las primeras páginas, ya conoceremos la identidad de asesino y víctima: El santo al cielo, de Carlos Ortega Vilas.

¿Qué nos queda entonces? -se preguntará el potencial lector-. Pues nos queda todo un mundo por descubrir, un pasado, presente y futuro de tres personajes -hay más, claro, pero tres son los que soportan el peso de la trama- perfectamente delineados a partir de cuatro pinceladas bien dadas, sin necesidad de prolijas descripciones de las que nada suele quedar en la memoria. Vale, quizás no sabremos si son rubios o morenos, si altos o bajos, si gordos o flacos, si aman la buena cocina o disfrutan con la cocina basura… A cambio de esa falta de detalles, conoceremos lo fundamental: su actitud ante la vida, sus principios a la hora de relacionarse con los demás.

Una joya de novela, por si fuera poco primorosamente editada por Dos Bigotes, otra sorpresa para un servidor. Si quieres conocer mi opinión más detallada sobre esta excelente novela, solo tienes que leer mi reseña en Calibre .38.

En Twitter, @ricardo_bosque

PD: recibo hace unos días con gozo la noticia de que El santo al cielo es una de las candidatas al premio Silverio Cañada de la Semana Negra de Gijón. Suerte.