BroadcasterMedia
Published in

BroadcasterMedia

Bienvenidos a la “Creator Economy”

Es triste pedir pero más triste es…” Probablemente no haga falta terminar la frase… además, no es la única. Sea como sea, hoy me quiero adentrar en la evolución de una tendencia que viene desarrollándose desde hace muchos años. Y sin querer perderme demasiado en el pasado, querría que penséis en 3 ó 4 conceptos…

En 2006 una conocida publicación, que tiene por costumbre nombrar a la persona del año, hizo algo imprevisto; no señaló a una única persona. El periodista Lev Grossman destacaba por aquel entonces la llegada de una nueva era, la de la comunidad.

Time Magazine (2006)

No creo que a nadie le sorprendiera, y menos que lo haga hoy, desde la óptica de 2021. Era una manera de poner sobre la mesa la eclosión del UGC (User Generated Content). De esa época, deberíamos destacar también a Chris Anderson (Wired), y a su conocida teoría de “The Long Tail”. Por si alguien no sabe de qué hablo, os comparto un TED donde él mismo lo explicaba (año 2004).

Más tarde, algunos expertos en marketing hablarían de como a los usuarios les importaban los comentarios de otros tantos (anónimos) como ellos por encima de los expertos o críticos especializados… Vivimos entonces la fiebre de Yelp, los comentarios de Trip Advisor, o las manidas reseñas de Amazon.

Y dentro de ese universo, la gente anónima ganó enteros y eso también pasaba por crear su propia audiencia e influencia, como describiría de forma distópica uno de los capítulos de Black Mirror; Nosedive.

Y tras todos esos ejemplos, intuyo que es más fácil entender la “Creator Economy” en la que estamos inmersos. Y es que, lo que comenzaría de forma generalizada con los visionados de Youtube, ha ido mutando en los últimos años hacia algo mucho más serio y establecido que facilita que sean los propios consumidores, y la audiencia en general, quienes además de suscribirse a Netflix o a Spotify, también se suscriban a uno u otro canal y que aporten una mensualidad a aquellos que generan los contenidos que quieren consumir.

(Disclaimer: que luego no vengan los medios tradicionales a decir que los jóvenes no quieren pagar por EL contenido. Probablemente no quieren pagar por SU contenido).

Y la manera como se relacionan seguidores con creadores se define en ocasiones en los estadios iniciales de una plataforma. A menudo forma parte de su ADN y hará que sean más o menos exitosas. De ahí que muchos se preguntaran desde el principio cómo lo haría la aplicación de “hype” de principios de este año: ClubHouse. De hecho, hace unas semanas, quizás ya demasiado tarde (los globos también se pueden deshinchar a la misma velocidad que se hinchan), la plataforma empezaba a poner en marcha una opción de propinas mediante la cual, podemos ir al perfil del usuario que nos interese y darle al botón de “enviar dinero”. Todo ello, mediante un sistema vinculado a Stripe quien, por supuesto, se lleva un pequeño pico. Y según cuentan desde la plataforma esto irá a más.

Pero no es la única. Entre las “Audio Tech”, Stereo también demostró desde un primer momento jugar a una especie de ranquin de más escuchados a quienes beneficiaban en función de su posición en el cuadro, o las “ayudas” directas y semanales a creadores para que crearan en su plataforma. Todo ello ha ido cambiando en las últimas semanas.

Y algo parecido ocurre con Spaces, la herramienta de audio de Twitter que también sigue con una propuesta parecida en lo que se refiere a aportaciones a los creadores por parte de sus propios oyentes o seguidores… (igual que lo anunciado con los “SuperFollows”). En este caso los pagos se podrán hacer mediante Bandcamp, CashApp, Patreon, PayPal o Venmo.

Pero no todo queda en el AUDIO… Twitter hace algo parecido con Revue [aquí os podéis suscribir a mi Newsletter, gratis ;)], su plataforma de Newsletters recién adquirida, y que también permite monetizar, quedándose con un 5% (en lugar del 10% de Substack que veremos si acaba reduciéndose) de lo que se lleve el creador de contenidos. De hecho, esta fórmula ya ha provocado que grandes periodistas hayan dejado sus medios para crear su propio medio en Substack [interesante artículo sobre esto] por ejemplo, como ocurriría en la época más dulce de Medium (veremos donde acabamos).

Y eso por no hablar de IMAGEN o VÍDEO. Cualquiera que esté inmerso en el universo TikTok sabe que es habitual que seguidores premien a los creadores de igual manera que lo hacen los fans de determinados generadores de contenidos en Twitch, ya sea mediante suscripción o vía ayuditas de “Amazon Prime” (No olvidemos que Twitch es propiedad de Amazon). Y todo ello por no mencionar uno de los que también empezaron pronto ofreciendo a los fans que costearan las virtudes de sus ídolos… Ahora hablo de otras “virtudes”, y como no, de “OnlyFans”.

Así pues, parece evidente que ya sean bits, aplausos, regalos digitales o stars, los creadores de contenidos están viviendo una nueva era. Veremos como sigue, y sobre todo, qué aprenden de todo ello los medios de comunicación tradicionales.

--

--

We are Storylovers. Content creators, Content Strategists, Communication consultants, Audience Builders. After 25 years, in content we trust. We are Broadcaster.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store