El primer año de Brújula Sur

Si todas las Brújulas apuntan hacia el Norte, esta -la nuestra- apuntará al Sur,
a los rostros que se encuentran tras las historias cotidianas,
a las historias que se esconden detrás de los rostros que quizá no dicen nada.

Brújula Sur fue un examen impuesto a ciertos estudiantes de periodismo por ellos mismos…

Desde que hace exactamente un año y por petición de una horda de chiflados que queríamos ser voceros de nuestras propias palabras y escritores de nuestras letras, un loco empedernido por el periodismo fundó este espacio, el proyecto Brújula Sur ha demostrado que sí es posible aportar opiniones y granitos de arena, y darnos a conocer sin dejar de ser nosotros mismos.

Brújula… ha sido desde su nacimiento, parcial y parcializado, ducho a inclinarse por las causas justas y las revoluciones sociales (socialistas) y del pensamiento. Para nosotros, al igual que para Reed, Falaci y Kapuściński, la neutralidad y la objetividad no existen. Por ello abordamos y tomamos partido en la vida social y buscamos, además, nuevas metas y caminos siempre ocultos al sur de las palabras.

En su único año de vida (el cual celebramos hoy), nuestro blog ha logrado abrirse paso entre públicos de las más diversas índoles. Actualmente, se encuentra en la plataforma Medium, con puertas a Facebook, Twitter e Instagram.

Mas, no todo es bueno y grato. Brújulaes la cristalización de un sueño que le ha merecido los hipocorísticos de peonza loca y compás desorientado, porque «elegir una dirección distinta a la convencional, parece cosa de ingenuos, de testarudos, de equivocados». ¡Pavadas! Como si para dictar sentencia bastara con reprimir al acusado sin escuchar su alegato. Para este tipo de caso tenemos reservado a Mark Twain: «Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que triunfa».

En Brújula Sur no hacemos distinción de género, raza o edad. Tampoco reparamos en si eres periodista empedernido, cazador, inglesito, artista de la guerra o psilócogo. Brújulaes el arma que utilizamos hoy para librar nuestra guerra necesaria, la que nos hace la injusticia y el imperialismo y no se libra con balas ni cañones. Brújulaes el muro que hemos escogido para grafittear nuestra acción poética y postear todos nuestros sueños, nuestras ansias de grandeza.

No te pedimos que pintes milagros, seas un genio de la hermenéutica o camines sobre el agua; pero, y en eso somos irreductibles, para ser un brujulero nato estás obligado a cumplir un requisito indispensable: saber volar.