Un nuevo lugar de innovación y creatividad para la Provincia de Buenos Aires.

Creamos un nuevo espacio en la Provincia que empezó a funcionar desde abril de este año: Buenos Aires LAB. Es un laboratorio de innovación intergubernamental, que involucra ciudadanos, organizaciones y empresas en la creación de soluciones para la sociedad. Buenos Aires LAB es un espacio físico para inspirar la creatividad, la innovación, la colaboración y la apertura de gobierno hacia los ciudadanos.

¿Por qué creamos un LAB?

John Kao (2002), autor y ex profesor de Harvard Business School, sostiene que la innovación vive en lugares. Necesita una casa. Compara los laboratorios de innovación con el taller de un artista. Las organizaciones, al igual que las casas de los artistas, necesitan un lugar donde el proceso creativo esté en el centro. Un lugar donde el proceso de innovación sea una disciplina profesional y no un acontecimiento singular y raro; un lugar donde la gente puede reunirse, interactuar, experimentar, idear y prototipar nuevas soluciones.

Algunas investigaciones muestran que las capacidades de innovación de las organizaciones públicas más modernas están más focalizadas en los procesos administrativos internos y no tanto en generar nuevos productos y servicios para la sociedad (Eggers and Singh, 2009). Los esfuerzos de innovación suelen ser impulsados por unos pocos empleados y funcionarios públicos aislados y, en menor medida, mediante la colaboración abierta con los ciudadanos, otras organizaciones, empresas o inclusive otras áreas de gobierno.

En todos los niveles de gobierno, el Sector Público se caracteriza por tener muchas barreras para innovar que tienen que ver con la cultura organizacional. Por ejemplo, existen bajos incentivos a compartir información, ya que se trata de un ámbito político y de poder (y la competencia interna motivada políticamente puede anular la colaboración y la innovación). A su vez, si bien cualquier funcionario desea obtener mejores resultados, la mayoría no son propensos a tomar riesgos extremos (es decir que la divergencia es limitada).

Otras barreras tienen que ver con el poco conocimiento o foco que se le pone al proceso de innovación, la gestión basada a la evidencia proporcionada por la experiencia y los datos, y el problema de la escala. Uno de los desafíos más grandes de todo gobierno para potenciar la innovación es el escalamiento de las soluciones.

Buenos Aires LAB es una respuesta organizacional a la gama de barreras a la innovación listadas arriba. Nos basamos en la idea de que las competencias y mentalidades necesarias para la innovación sistemática no son las mismas que las requeridas para las operaciones diarias estables y la prestación de servicios. Desde el LAB, ponemos a disposición datos públicos en formatos abiertos para que puedan ser reutilizados y, de esta manera, poder tomar mejores decisiones. Proporcionamos enfoques, habilidades, metodologías y herramientas más allá de los que suelen poseer los funcionarios más capacitados.

En general, los laboratorios a nivel mundial suelen involucrar a las principales partes interesadas, incluidos los usuarios finales, como ciudadanos y organizaciones, en un proceso de co-creación, creando nuevas soluciones con las personas, no sólo para ellas (Sanders y Stappers, 2008; Binder y Brandt, 2008). De esta manera ayudan a apoyar la adopción de nuevas ideas y enfoques en la organización. Basándose en la experiencia, los datos y los procesos de aprendizaje continuo, los laboratorios codifican métodos y enfoques eficaces.

Buenos Aires LAB (llevado adelante por la Dirección Provincial de Innovación Ciudadana) intentará promover esa co-creación y colaboración ciudadana, asistiendo a las áreas de gobierno, a los ministerios y municipios en una arista del desarrollo de nuevo proyecto: el proceso de innovación. Intentando replicar las experiencias del MindLab de Dinamarca, la lógica de trabajo Bloomberg Phillantropies, la armonía del equipo digital de Reino Unido y la mística del Laboratorio de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Me toca conducir esta aventura (aportando la estrategia y la táctica), acompañado por Martín Alalú (el libertador de datos públicos), Nayla Attas (fanática del método de innovación) y Magdalena Urdampilleta (constructora del ecosistema y la medición de impacto), pero el protagonismo principal se lo lleva un gran equipo con habilidades fuertes en áreas como las políticas públicas, la evaluación y el aprendizaje, así como también los datos abiertos, el análisis y la metodología, especialmente los métodos para la innovación orientada a los ciudadanos.

Los resultados los veremos en algunos años, pero lo cierto es que el establecimiento del Buenos Aires LAB es una poderosa señal de la prioridad de una innovación más disruptiva en la formulación de políticas en la Provincia de Buenos Aires. Si somos una gestión que promueve la innovación, ¿dónde se ve reflejado eso dentro de nuestra organización? Hoy tomamos de la propia medicina.

Sebastián Pellizzeri
Director Provincial de Innovación Ciudadana

Referencias:

Eggers, W. and J. O’Leary. 2009. If We Can Put a Man on the Moon… Getting Big Things Done in Government. Boston: Harvard Business Press.

Eggers, W. D. and S. K. Singh. 2009. The Public Innovators Playbook. Deloitte Research.

Kao, J. 2002. John Kao’s Innovation Manifesto: 20 precepts about innovation. San Francisco

Moore, M. H. 1995. Creating Public Value: Strategic Management in Government. Boston:

Harvard University Press.

National Audit Office. 2009. Innovation across central government, available at

http://www.nao.org.uk/publications/0809/innovation_across_government.aspx (accessed on

January 13, 2012).

IDEO, 2011. The nimble consultancy brings design thinking to political structures in desperate need of reinvention. Metropolis Magazine.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.