El sabor del nuevo Dojo.

Por fin llegó el día. Primero entramos al Dojo los dos Shidoshi Ho y lo primero que me invadió fue el olor a nuevo, un olor suave a madera. Estamos en un lugar tranquilo y acogedor.

A los pocos minutos salió el Shidoshi Carlos de la consulta de fisioterapia y fue a los vestuarios.

Cuando ya estábamos los tres en el tatami nos pusimos en seiza y durante un buen rato estuvimos en silencio mirando el kamiza. Los pensamientos explosivos sucedieron. Recordé cuando vi el primer libro de Dai Shihan Pedro Fleitas titulado Hanbo Jutsu. Recordé a los primeros compañeros de entrenamiento, Sergio, Toni, Ramiro, Ángel y Carlos, que lo tengo a mi lado. Siguiendo en la cadena de recuerdos ya muy recientes, me invadieron imágenes de los seminarios de Dai Shihan Fleitas y de mis nuevos compañeros de entrenamiento. Imágenes y más imágenes como si fuera un álbum fotográfico.

Nuevo Dôjô Bujinkan Gijón -Asturias Uma Ryu-

Aún nos queda por terminar de colocar el Kamiza con todos los demás objetos y darle un toque final al Dojo, pero las ganas de entrenar apretaban, así que sin más nos pusimos a entrenar.

Empezamos con Taihen Jutsu para ir desengrasando el cuerpo. Kaiten, Nagare, Kamae No Kata y Shanshin. Cuando ya estaba el cuerpo más suelto empezamos con Kihon Happo. Jugamos con el Kosshi Kihon Sanpo No Kata y combinamos al final de la ronda con doble ataque Fudoken a nivel Jodan y Chudan. Realizamos Torite Kihon Goho haciendo hincapié en Musha Dori.

Cuando ya estábamos finalizando el horario trabajamos unos minutos con el Bokken, fuimos disminuyendo el ritmo y acabamos como empezamos, en seiza y mirando hacia el kamiza, ceremonial y saludo. SHIKIN HARAMITSU DAIKÔMYÔ.

Finalizado el entrenamiento, saludos, risas y ducha. A cenar.

Hasta la próxima.